lunes, 29 de febrero de 2016

MINISTERIO DE SALUD CONTINÚA TRABAJANDO PARA REDUCIR EL CONSUMO DE SAL EN LA POBLACIÓN

Fuente: eee.consensosalud.com.ar


La cartera sanitaria nacional destacó que si la población disminuye al menos 3 gramos el consumo de sal diario, se evitarían 6.000 muertes, 13.000 casos de ACV y 14.000 infartos al año.

th(Miniesterio de Salud  de la Nación) En el marco de la Semana Mundial de Concientización sobre el Consumo de Sal –que se celebra del 29 de febrero al 6 de marzo–, el Ministerio de Salud de la Nación recuerda a la población la importancia de la reducción del consumo de sodio para proteger la salud. En la actualidad, los niveles de consumo diarios de sal en Argentina por habitante duplican la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).


Marina Kosacoff, subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos sostuvo que “continuar reduciendo el consumo de sal en nuestro país nos genera grandes desafíos futuros. A través de una agenda de trabajo conjunta con la industria alimentaria y la sensibilización de la población sobre la importancia de reducir el consumo de sal nos encaminamos a mejorar estos índices que se traducen en más salud y mejor calidad de vida”, indicó la funcionaria.
Se estima que en nuestro país se consumen 11 gramos diarios de sal, mientras que la recomendación de la OMS es de hasta 5 gramos. De acuerdo a datos proyectados por la cartera sanitaria nacional, la disminución de 3 gramos en el consumo diario de sal evitaría 6.000 muertes, 13.000 casos de ACV y 14.000 infartos al año.
En cuanto a la conducta individual, Kosacoff señaló que “la población puede reducir el consumo de sal con la adopción de hábitos saludables en la alimentación, como leer las etiquetas para elegir los alimentos con menos sodio, cocinar con menos sal y no agregar sal antes de consumir la comida, sumado a realizarse controles médicos periódicos”, destacó.
Argentina cuenta con una Ley de Regulación del Consumo de Sodio que plantea la reducción progresiva de la sal contenida en los alimentos procesados hasta alcanzar los valores máximos en cada grupo alimentario, fijados por la cartera sanitaria nacional.
La norma además regula la fijación de advertencias en los envases sobre los riesgos del consumo en exceso de sal; promueve la eliminación de los saleros en las mesas de los locales gastronómicos; fija el tamaño máximo para los envases en los que se venda sal no superar los 500 mg y establece sanciones a los infractores.
Actualmente, 579 productos de consumo masivo de grandes y pequeñas empresas alimentarias afiliadas a 37 cámaras industriales de todo el país, se encuentran trabajando dentro del Convenio Marco de Reducción Voluntaria y Progresiva del Contenido de Sodio, y de la Iniciativa Menos Sal Más Vida llevada adelante por la cartera sanitaria nacional.
En el marco de esta iniciativa y en coordinación con la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (FAIPA) y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), se realizan acciones con panaderías artesanales para que produzcan pan con menos sal, lo que permitió la reducción de un 25 por ciento de sal en el pan elaborado en más de 9000 panaderías del país.
La Semana Mundial de Concientización sobre el Consumo de Sal fue instituida en 2005 por la World Action on Salt and Health (WASH), con el objetivo de concientizar a la sociedad en la reducción de su consumo como aporte para la mejora de la salud de la población mundial. Año a año, diversas instituciones públicas y privadas se suman a su conmemoración, que tiene lugar durante la segunda semana de marzo. Este año las acciones se desarrollan bajo el lema “La sal oculta”.