jueves, 21 de febrero de 2013

SOCIEDADES CIENTÍFICAS ADVIERTEN DE LOS PERJUICIOS DE LA COMPRA CENTRALIZADA DE TIRAS REACTIVAS DE GLUCOSA

Fuente: elglobal.net
Consideran que el control de la diabetes y la adherencia al tratamiento empeoran cuando se limita el suministro de las tiras reactivas
La Sociedad Española de Diabetes (SED), la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) y la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica (SEEP) advierten de los prejuicios que supone la compra centralizada y la reducción del número de tiras reactivas y glucómetros para las personas con diabetes. Así, consideran que el control de la diabetes y la adherencia al tratamiento empeoran cuando se limita el suministro de las tiras reactivas.
En un comunicado conjunto, ambas organizaciones explicaron que estas tiras son "herramientas imprescindibles para un buen control de la diabetes" pues "se ha demostrado que el buen control reduce el número de complicaciones agudas y crónicas, así como los ingresos hospitalarios y, por lo tanto, el gasto por estos procesos en el Sistema Nacional de Salud". 
 
A su manera de ver, debe contemplarse "la educación terapéutica dentro de la atención integral de la persona con diabetes que le ayudará a afrontar mejor su enfermedad, facilitará su autonomía y mejorará su futuro". En este sentido, la limitación del número de tiras reactivas y glucómetros en los concursos de las diferentes Comunidades Autónomas, a nivel individual o según compra centralizada, "corre el riesgo de dejar fuera alguno de los perfiles de pacientes" y, por tanto, el acceso al procedimiento más adecuado a su situación clínica será "mucho más difícil".
Además, el hecho de que las tiras reactivas y glucómetros seleccionados en un concurso puedan ser diferentes a los elegidos en concursos posteriores "supondría una inversión obligada en glucómetros para las nuevas tiras reactivas seleccionadas". Una inversión que, señalan, "repercute en el precio de la tira reactiva e incrementaría el coste del tiempo que el profesional sanitario tiene que dedicar a la enseñanza del nuevo sistema". Por otro lado advierten que este cambio supondría un esfuerzo individual del paciente que podría afectar a la adherencia del tratamiento.
Por todo esto y, teniendo en cuenta que "se podría vulnerar el principio de equidad en el tratamiento cuando la decisión de las distintas administraciones (en la elección del número y tipo de tiras reactivas y glucómetros) no sea coincidente" hace que, en su opinión, se deba aceptar todas las tiras reactivas y sus medidores, una vez contrastada su calidad, para cubrir todos los perfiles de los pacientes, aún cuando el criterio económico es importante.