miércoles, 23 de diciembre de 2015

LAS SOBREDOSIS POR FÁRMACOS SUPERAN A LAS DE HEROÍNA EN EEUU


 FUENTE: www.eelmundo.es
Las 28.647 muertes por fármacos opiáceos y heroína suponen la cifra más alta en la historia de EEUU según confirmaban los Centros de Control de las Enfermedades (CDC según sus siglas en inglés), toda una epidemia a la que las autoridades no logran poner coto.
Más de seis de cada 10 muertes por sobredosis en EEUU (47.055 en total el año pasado) están causadas por el abuso de potentes medicamentos legales, como la morfina o la codeína, habitualmente recetados para el control de dolores muy intensos.
Sin embargo, pese a los esfuerzos por combatir la adicción http://www.elmundo.es/elmundosalud/especiales/2005/09/psiquiatria/adicciones.html a estas sustancias, los datos de los CDC muestran que la cifra de personas fallecidas por el abuso de estos fármacos subió un 28% en el año 2014, el más alto del que se tienen registros hasta la fecha. También las muertes por sobredosis causadas por otro tipo de analgésicos han subido un 16,3%.
Pero más allá de la preocupación en sí misma por el mal uso de estos medicamentos, las autoridades alertan de que la adicción a los opiáceos es la puerta de entrada más fácil y directa al consumo de heroína (porque ambos actúan de una manera similar en el cerebro), cuyas sobredosis también alcanzaron una cifra récord de muertes en 2014. En total, las muertes por heroína -cuyo coste es incluso menor que el de los medicamentos narcóticos- se han triplicado desde el año 2010, llegando a las 10.574 en 2014.


"Es evidente que tenemos que hacer más", ha señalado en el diario The Washington Post Tom Frieden, el director de los CDC, un organismo especialmente sensibilizado con el tráfico ilegal de estos potentes medicamentos, cuyo mal uso puede provocar adicción. Entre los años 2000 y 2014 se calcula que casi medio millón de estadounidenses ha muerto a causa de una sobredosis relacionada con este tipo de medicamentos.
Entre otras cosas, la administración Obama está tratando de reforzar la formación de los médicos que prescriben analgésicos como la oxicontina, y también se espera la publicación este mismo mes de diciembre de unas nuevas guías de uso de este tipo de medicamentos.
Entre otras cosas, el documento pretende que estos medicamentos sean la última opción para pacientes con dolor crónico, sólo después de que otras opciones hayan fracasado, y con terapias limitadas a sólo tres días en el caso de episodios de dolor agudo.
Frieden ha señalado que las autoridades están lidiando especialmente con el comercio ilegal de fentanilo, un medicamento que en ocasiones se prescribe para paliar los fuertes dolores que provocan algunas enfermedades como el cáncer. Sin embargo, se han detectado redes que fabrican ilegalmente el medicamento e incluso lo mezclan con heroína para lograr un efecto más potente. Lo que, además, incrementa el riesgo de sufrir una sobredosis.
Según encuestas que maneja el Instituto Nacional de Abuso de Drogas de EEUU, casi la mitad de los jóvenes que consume heroína asegura que con anterioridad ha probado un narcótico.