viernes, 7 de junio de 2013

REALIDAD DEL ROTAVIRUS

Fuente: pmfarma.com

• En Argentina, un estudio realizado durante el 2009-2011, reveló que se podrían estimar alrededor de 150.000 casos de diarrea y 15.000 internaciones en menores de 5 años a causa del rotavirus en ese período.
• Rotavirus es el principal agente causal de diarrea infantil.
• En relación con la estacionalidad de la enfermedad, la mayor actividad se produce en los meses de otoño e invierno (mayo-agosto).
• La Organización Mundial de la Salud  recomienda la vacunación como estrategia de prevención.
El rotavirus es el agente patógeno que más frecuentemente causa diarrea infantil (gastroenteritis severa) en niños menores de cinco años, sin importar la condición socioeconómica. Es la segunda causa de muerte en niños en el mundo.
En los casos más graves, la deshidratación generada puede llegar a ser mortal. Este virus es muy contagioso y tiene impacto sobre la familia. El rotavirus puede sobrevivir durante varias horas en las manos y durante días en superficies sólidas como mesadas, pasamanos, utensilios, etc. La principal vía de contagio es fecal – oral. Básicamente se manifiesta como una gastroenteritis de 3 a 8 días de duración. Con vómitos, diarrea acuosa, fiebre y dolor abdominal.


Se estima que, en la Argentina, el rotavirus produce entre 80.000 y 100.000 consultas médicas por año y es responsable del 40% de las internaciones por diarrea aguda en los menores de 5 años. A nivel mundial, el rotavirus afecta anualmente a 110 millones de niños, de los cuales 2 millones requieren hospitalización y se calcula que las muertes por este agente superan los 500.000 casos.
En relación con las estrategias de prevención, se ha demostrado que las mejoras en las condiciones higiénico-sanitarias no impactan de manera sustancial en la disminución de las muertes e internaciones asociadas a este virus. Proveer agua potable y mejorar la salubridad son medidas que no reducen de manera significativa la propagación de este virus.  Por esto es importante, tomar conciencia que este agente no puede ser controlado de la misma manera que otras enfermedades transmitidas por el agua.
Las vacunas son una herramienta idónea para el control de las diarreas de origen viral causadas por el rotavirus ya que permiten protección temprana contra la enfermedad (A partir de las 6 semanas de vida) y protegen a los lactantes antes de la edad en la cual existe el mayor riesgo de contraer la enfermedad.
Hablamos de una patología de alto impacto familiar, social y económico. Es importante destacar que el beneficio que la vacunación brinda es proteger contra diarrea moderada / grave, prevenir las hospitalizaciones y muertes y reducir la mortalidad y el impacto socio económico de la gastroenteritis por rotavirus.