martes, 8 de septiembre de 2015

LA OMS PIDE MAYOR FORMACIÓN A LOS MÉDICOS EN SIETE ENFERMEDADES ANTE LA LLEGADA DE LOS REFUGIADOS

RECOMIENDA ADEMÁS EL ACCESO A LA VACUNACIÓN EN LOS PAÍSES DE ACOGIDA
Sarampión, malaria y leishmaniasis, además de enfermedades relacionadas con los alimentos y el agua, las que más riesgo suponen
David García. Madrid
La masiva llegada de refugiados a Europa, fundamentalmente sirios y afganos, está suponiendo un gran desafío en todos los ámbitos, también en el sanitario. Por eso la Organización Mundial de la Salud ha publicado un amplio informe en el que se pregunta varias cuestiones sobre las migraciones y la sanidad, por ejemplo si contribuyen los refugiados a contagiar enfermedades, además de hacer una serie de recomendaciones dirigidas a los países receptores de estos refugiados.

En primer lugar, la OMS advierte que aunque la percepción general es que la transmisión de enfermedades está ligada a la inmigración, no es realmente así, y que el verdadero factor que lo promueve es la pobreza. Aun así precisa que las largas jornadas a pie favorecen la transmisión de esas enfermedades y cita por ejemplo el sarampión además de enfermedades relacionadas con los alimentos y el agua.

Otra de las enfermedades que apunta la OMS en su informe es la malaria, y de hecho cita un ejemplo concreto, el de Grecia, con un repunte de casos provocado por refugiados paquistaníes y pide a sus ‘socios’ la necesidad de mantener la vigilancia. Además, pone en “alto riesgo” por reintroducción de la malaria a dos países más del entorno europeo de la OMS por los refugiados procedentes de Siria y Afganistán. Se trata de Tayikistán y Turquía.

Margaret Chan, directora general de la OMS.
También menciona que el actual flujo de refugiados puede hacer que aumenten los casos de leishmaniasis.

La autoridad sanitaria habla además de VIH pero precisa que los niveles de infección son “bajos” en la zona de conflicto. Pone de relieve que el 35 por ciento de los nuevos casos en la UE se producen en inmigrantes aunque “cada vez hay más pruebas de que la mayoría de ellos lo adquiere después de su llegada”.

Además, la OMS hace hincapié en la hepatitis de tipo vírica, que también puede llegar con los refugiados.

Finalmente, la OMS menciona las enfermedades respiratorias (entre las que incluyen la gripe) e indica que “los refugiados no suponen una amenaza” en la propagación de estas patologías ya que “son infecciones comunes que circulan ampliamente en los países de acogida”. Eso sí, la posibilidad de casos de MERS no es descartable, aunque se trata de un riesgo pequeño. En el mismo nivel de riesgo bajo sitúa también la tuberculosis.

Recomendaciones

En su comunicado, la OMS es clara con respecto a la atención sanitaria: “Los países europeos deben garantizar la cobertura universal de la salud de los refugiados”. Así, recomienda el “tratamiento continuo como vital”.

En términos generales, pide el “acceso completo y sin interrupciones a entornos hospitalarios y asistencia sanitaria de alta calidad”.

Respecto a las enfermedades anteriormente descritas, por ejemplo para el VIH, pide a los países receptores de refugiados que pongan a su disposición “servicios de pruebas, prevención y tratamiento de la infección independientemente de la condición jurídica de los refugiados”.

En cuanto al sarampión, recomienda un acceso a la vacunación.

El documento de la OMS también incluye enfermedades no transmisibles, que son para las que también recomienda una atención universal, como afecciones cardiovasculares, diabetes, patologías que requieran diálisis, enfermos de cáncer, etc.

El texto indica que el Ministerio de Sanidad de España (junto a los de Bulgaria, Chipre, Grecia, Italia, Malta, Portugal y Serbia)  ha participado en la redacción de la llamada ‘Guía práctica para la evaluación de la capacidad del sistema de salud para manejar grandes flujos de inmigración’, con el objetivo de ser una herramienta útil para responder y hacer frente a las complejas cuestiones, políticamente sensibles en materia sanitaria, que provoca la inmigración y que requieren muchos recursos multisectoriales.

Mayor formación para los médicos

La llegada masiva de refugiados a Europa será también un reto para los profesionales médicos, así que en el documento publicado, la OMS pide “fortalecer la formación de los profesionales para detectar y tratar enfermedades que a menudo no ven”.

Además, recomienda también una mayor formación en idiomas, aunque no precisa en cuáles, para poder entenderse mejor con los pacientes y así mejorar los diagnósticos y los tratamientos.