martes, 26 de marzo de 2013

POLÉMICA EN SALTA POR UN PROYECTO QUE BUSCA PROHIBIR EL USO DE LA "PÍLDORA DEL DÍA DESPUÉS"

Fuente: miradaprofesional.com

BUENOS AIRES, marzo 26: Un concejal ingresó un proyecto para prohibir la circulación del medicamento, utilizado como anticonceptivo de emergencia. También busca evitar cualquier tipo de aborto. Desde entidades de defensa de los derechos de la mujer repudiaron la iniciativa, que consideran “ilegal y manifiestamente inconstitucional”.
Polémica desde siempre, la ya famosa “píldora del día después” sigue generando controversia en la Argentina. Este medicamento, utilizado como anticonceptivo de emergencia, es rechazado por las autoridades religiosas, y defendido por profesionales de la salud reproductiva. Esta semana, la nueva controversia se instaló en Salta, una de las provincial argentinas donde la iglesia tiene más poder. Allí, un concejal de la ciudad capital quiere prohibir el uso de la pastilla, además de no permitir ningún tipo de aborto. La iniciativa fue rechazada por organizaciones de mujeres, que aseguran que se vulneran derechos y leyes. En la actualidad, estos fármacos solo pueden ser vendidos en farmacias.


La polémica iniciativa fue presentada en el HCD de Salta capital por el concejal Aroldo Tonini, que busca declarar “ciudad pro vida” a esa localidad. Para eso, propuso prohibir la llamada “píldora del día después”, el medicamento utilizado como anticonceptivo de emergencia que se vende en farmacias. Junto con esta iniciativa, se propone que se elimine cualquier práctica pública a favor del aborto, incluyendo los casos permitidos por la ley y conocidos como “no punibles”.

Ayer, el proyecto empezó a discutirse en la Comisión de Legislación, con un fuerte rechazo de concejales de diversos bloques, que acordaron retomar el tratamiento el 8 de abril, para dar tiempo a organismos públicos como el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) y voces de la sociedad civil para que se pronuncien sobre el texto.

Más allá del camino legislativo, el proyecto en contra del medicamento generó una fuerte reacción entre las entidades de defensa de los derechos de las mujeres. Para María Laura Postiglione, de la ONG Mujeres de la Patria Latinoamericana, la iniciativa “es repudiable desde donde se la mire, aunque no extraño en este concejal que se caracteriza por negar derechos a las mujeres, por negarnos autonomía de pensamiento, y por considerar que no somos una voz autorizada para decidir sobre nuestra propia salud y nuestra propia vida".

En una nota publicada hoy por el diario Tiempo Argentino, la dirigente sostuvo que "además de ser ilegal y manifiestamente inconstitucional, esta lamentable iniciativa procura dar marcha atrás con estos derechos, violando el principio de no regresividad, rector en materia de Derechos Humanos".

Por su parte, desde el Foro de Mujeres por la Igualdad de Oportunidades de Salta y la Alianza de Abogadas por los Derechos Humanos de las Mujeres, lanzaron un comunicado conjunto repudiando el hecho. Firmada por Irene Cari, Mónica Menini y Mariana Ripa, la declaración conjunta señala que “su contenido expresa un fundamentalismo lesivo del derecho a la salud de las mujeres” y cuestionaron el texto “por su llamativo desconocimiento de las leyes vigentes y de las competencias propias de un Concejo Municipal”.

Tonini presentó su proyecto en el marco del Día Internacional de los Derechos del Niño por Nacer, instaurado en el país durante la presidencia de Carlos Saúl Menem, y que se celebró ayer. De acuerdo a su propuesta, "el municipio no podrá promover ni inducir, ni establecer políticas de promoción y difusión del aborto, sino por el contrario, promover la vida humana en todas sus etapas". Además, el escrito del concejal Tonini incita a "prohibir el uso, la distribución, difusión o promoción en todas las dependencias de la municipalidad de Salta del principio activo levonorgestrel 1,5 miligramos o la llamada píldora del día después".

“Quienes promueven esta ordenanza tienen una concepción sexista, ponen el acento en la mujer como simple objeto reproductor, en el cual pareciera que la única función de las mujeres es ser madre, sin tener en cuenta sus proyectos de vida, negándolas como ciudadanas sujetos de derechos. Contribuyen así a perpetuar la violencia histórica hacia las mujeres, desconociendo los dispositivos de protección que a través de las luchas del colectivo de mujeres hemos adquirido”, opinó en Página/12 Paola Bergallo, investigadora visitante del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES).