miércoles, 1 de abril de 2015

ECONOMÍA DE LA MALA PRAXIS MÉDICA EN ARGENTINA

Fuente: RPNews on line

(Buenos Aires).- La litigiosidad por mala praxis médica y odontológica ha venido creciendo de forma sostenida en Argentina. Un análisis económico permitió estimar que el gasto que dicha litigiosidad involucra llegaría a representar el 1,75% del gasto total en salud del país antes del 2010.

A finales de 2001 coordiné un estudio en el que se preveía la evolución de las mala praxis en salud como problema económico. Sintetizo, a continuación, algunos de sus principales hallazgos:


Demandas por mala praxis médica en Argentina
  • En el sistema de salud argentino se producen más de 350 mil consultas y más de 8.000 internaciones hospitalarias por día. En promedio, solo dos de ellas generan demandas por mala Praxis
  • En Argentina ejercen unos 138.800 profesionales entre médicos y odontólogos, de los cuales el 7,2% (unos 10.000) han sido demandados alguna vez por presunta Mala Praxis profesional en los últimos treinta años
  • El 32% de las demandas recae en los médicos y el 68% restante, en las instituciones médicas, incluyendo obras sociales y empresas de medicina prepaga
  • La mitad de las demandas no prosperan. A su vez, entre las que si lo hacen la mitad genera condenas y la otra mitad arriba a conciliaciones
  • Dos de cada diez médicos cuentan con esquemas de protección, ya sea seguros o fondos solidarios
  • Una de cada tres demandas se realiza contra profesionales o instituciones no asegurados
  • De ellos, los casos conciliados suelen representar a su vez una cuarta parte de los demandados y se concilian por importes relativamente menores
Costos de la mala praxis médica y odontológica en Argentina
El costo total de la mala praxis médica equivale a alrededor de U$S 152,6 millones anuales. Esto surge de sumar el monto total que se desembolsa en primas de seguros de responsabilidad civil para médicos y odontólogos, y las instituciones prestadoras, más los fondos solidarios y las erogaciones que deben enfrentar quienes no cuentan con seguros en los casos que deben enfrentar indemnizaciones o conciliaciones. El cuadro siguiente muestra los resultados de este cálculo.

El monto total de la remuneración de los abogados litigantes asciende a U$S 17,8 millones anuales. Esto representa el 20% de los montos indemnizatorios y representa un porcentaje inferior al vigente en Estados Unidos de Norteamérica donde alcanza hasta el 35% de la indemnización asignada al demandante.
Existen coberturas individuales e institucionales de seguros, superpuestas que ocasionan mayores costos administrativos al sistema. La fragmentación del sistema de salud y la existencia del tercer pagador, así como la responsabilidad solidaria frente al damnificado de la Obra social, Empresa de Medicina Pregaga, el establecimiento asistencial y los profesionales que en cada caso pueden estar involucrados, ocasiona que cada uno de ellos, pueda haber contratado un seguro. No obstante ello, los costos de transacción por la contratación, así como para el recupero de lo efectivamente pagado por cada obligado y/o aseguradora a la víctima no han sido considerados en este estudio, aunque afectan al funcionamiento del sistema.
Tendencias en relación al costo de la mala praxis
La evolución del impacto económico de la mala praxis médica es proporcional al costo de la salud. Los cambios en la oferta y la demanda de bienes y servicios médicos impulsan una sostenida inflación médica. Por un lado las personas demandan cada vez más prestaciones, por el otro dichas prestaciones resultan cada vez de mayor complejidad. En términos económicos se puede afirmar que la función de producción de los servicios sanitarios resulta cada año más tecnología intensiva y al mismo tiempo más recurso humano intensiva, es esta característica la que determina un incremento sostenido de los costos prestacionales. En este contexto es previsible que los riesgos de la mala praxis, los niveles de litigiosidad y con ellos la siniestralidad de los asegurados, también registren incrementos.
Sin embargo, el gasto ocasionado por los litigios se incrementará a un ritmo superior al del gasto en salud para los próximos años. El análisis retrospectivo de los últimos treinta años demuestra que aún cuando el gasto de los litigios es función del gasto en salud, mientras el primero registra una expansión geométrica el segundo registra una expansión lineal. De manera que si se mantienen estas tendencias el gasto total de los juicios y conciliaciones crecerá en su participación sobre el total del gasto en salud en Argentina llegando a representar el 1,75% como promedio para la presente década.
El gasto ocasionado por los litigios se incrementará a un ritmo superior al del gasto en salud. Cuando se analiza la evolución del gasto en salud en Argentina y se proyecta su evolución para la primera década del siglo XXI se verifica que el incremento es lineal mientras que el incremento del gasto ocasionado por los juicios y conciliaciones por malas praxis médica y odontológica es geométrico (ver gráfico). De manera que si se mantienen estas tendencias el gasto total de los juicios y conciliaciones crecerá en su participación sobre el total del gasto en salud en Argentina llegando a representar el 1,75% como promedio para la presente década. Durante los últimos 50 años el incremento promedio del gasto en salud en nuestro país ha sido del orden del 2,3% cada diez años, mientras que entre el año 2000 y el 2050 se espera un incremento del 2,7% cada diez años.
Fuente: Revista Médicos