viernes, 25 de octubre de 2013

LOS MÉDICOS NATURISTAS DEFIENDEN SU INTEGRACIÓN EN LA MEDICINA CONVENCIONAL

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -
En los últimos años ha aumentado el interés por la Medicina Naturista y cada vez hay más pacientes en las consultas de estos profesionales que, no obstante, reconocen que la mayoría de casos que atienden son enfermedades crónicas o "patatas calientes" que no se curan con la medicina convencional en el sistema sanitario.
Así lo ha asegurado el presidente de la Asociación Española de Médicos Naturistas (AEMN), Rafael Torres, durante la rueda de prensa del XXXII Congreso Nacional que esta entidad celebra estos días en Madrid, asegurando que en todos los casos logran una mejoría de la enfermedad.

"El paciente suele venir cuando ya ha agotado todas las vías... Pero prueba de que funcionamos es que empezamos así y acabamos tratando a toda la familia", asegura.
Esto se debe a que, según ha explicado este experto, los médicos naturistas tratan al individuo "de forma integral" estimulando la capacidad de recuperación del organismo por medio de los cambios de hábitos de vida, la alimentación, el ejercicio físico, la fitoterapia, pautas psicológicas, etcétera. "Enseñamos a que las personas se responsabilicen de su salud", explica Torres.
El objetivo de todo ello es mejorar el estado funcional del sistema inmune, que está implicado "en mayor o menor medida" en todas las patologías. Y que el organismo tenga más o menos capacidad para defenderse ante las situaciones adversas que le amenazan depende en un 75 por ciento de los casos de factores relacionados con la calidad de vida.
Actualmente se estima que en España se dedican a la Medicina Naturista entre 10.000 y 15.000 profesionales, entre médicos, homeópatas y acupuntores.
Los tratamientos que más ven en las consultas son los relacionados con el aparato digestivo (fundamentalmente colon irritable, colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn), seguidos de alergias o intolerancias alimentarias, otras enfermedades inmunes como el lupus, la artritis, cualquier tipo de dolor, problemas de peso o la deshabituación tabáquica.
El doctor Torres defiende la eficacia de la atención ofrecida y la justifica en que "cada vez tienen más pacientes en las consultas", algo significativo dado que el 95 por ciento de los pacientes que atienden llegan a ellos "a través del boca a boca".

"SI NOS RECOMIENDAN ES PORQUE LO HACEMOS BIEN"

"Teniendo en cuenta que esta medicina sólo se desarrolla a través del ámbito privado, significa que funcionamos. Nos examinamos con cada paciente que tenemos, y si nos recomiendan es porque lo hacemos bien y conseguimos resultados", asegura.
De hecho, el auge de esta disciplina no solo lo demuestra un aumento de pacientes sino también de profesionales interesados en centrarse en la mejora de la calidad de vida de sus pacientes, más allá de la enfermedad concreta que les ha llevado a la consulta.
En este sentido, el vicepresidente de AEMN, José Jesús Ruiz, reconoce que la Medicina Naturista debería ser la primera opción terapéutica para tratar una enfermedad y, "como complemento y si fuera necesario, ya se recurrirían a armas terapéuticas, bien de tipo natural o sintético".

OCUPAN EL "VACÍO" DEJADO POR MÉDICOS DE FAMILIA "POR FALTA DE TIEMPO"

Este experto reconoce que actualmente están asumiendo el "vacío" que dejan los médicos de Atención Primaria, que con la actual carga asistencial "no tiene tiempo para atender a sus pacientes".
"En una primera visita sabemos muchas cosas de cómo vive y piensa el paciente. Pero le dedicamos entre 30 minutos y una hora, lo que nos permite preguntar por cosas que están ausentes en cualquier entrevista médica convencional", apunta este experto.
En las primeras consultas se busca saber cómo se alimenta el paciente, en qué horarios, indagar en su estado de ánimo, ritmo de trabajo, nivel de satisfacción con su vida actual, cómo duerme, qué inquietudes y gustos tiene.
A partir de ahí se inicia una pauta terapéutica que en todos los casos es "compatible" con la que pueda indicarle otro profesional. De hecho, el presidente de la AEMN asegura que "nunca" quitan un medicamento que no han puesto ellos.