miércoles, 11 de julio de 2012

EN EL HOSPITAL ALVAREZ SIGUEN ESPERANDO SE REPAREN LOS DAÑOS DEL INCENDIO

 Fuente: miradaprofesional.com
Médicos, enfermeros y trabajadores del hospital Álvarez cortaron la calle Aranguren al 2700, en el barrio porteño de Flores, en reclamo de la finalización de las obras prometidas por el gobierno porteño tras el incendio que afectó al establecimiento hace seis meses.

"Esta mañana se realizó una asamblea que fue muy positiva porque recibimos el apoyo de la comuna, del presidente de la Comisión de Salud de la Legislatura porteña, Jorge Selser, y de todos los hospitales de la ciudad de Buenos Aires, donde determinamos qué obras son importantes y creamos la comisión de seguimiento y control para comenzar con las tareas de reconstrucción que el gobierno porteño nos prometió", explicó Irma Andrada, enfermera del centro de salud.


"Este viernes nos reuniremos a las 20 para debatir sobre los resultados que generó la asamblea, allí tenemos previsto dar los nombres de los representantes de cada pabellón que integrarán la comisión de seguimiento y control de obras", explicó.

"Por ahora vamos a esperar a ver si lo que dice la directora del Hospital es cierto, que las obras van a comenzar en agosto, de lo contrario tendremos que realizar denuncias en el Ministerio de Trabajo y en todos lados", aseguró la enfermera.

"El Hospital Álvarez sigue funcionando sólo en un 20 por ciento, por lo que los profesionales no tienen donde trabajar y los sectores de odontología, kinesiología, oftalmología y hemoterapia permanecen cerrados desde el incendio", contó.

Además de la protesta de los médicos del Álvarez, el jueves profesionales de la salud del Hospital de pediatría Ricardo Gutiérrez también harán un reclamo dentro de ese predio.

En tanto, el ministro de Salud porteño Jorge Lemus visitó la Comisión de Salud, convocado para responder la falta de ejecución presupuestaria para resolver problemas de infraestructura en los hospitales, las políticas de salud mental y los altos índices de mortalidad infantil.

En la reunión, Lemus no respondió acerca de casos puntuales en los hospitales Álvarez, Gutiérrez, Durand y Moyano, mientras los diputados denunciaron además el cierre de salas en el hospital Muñiz y en el Tornú.

Ante los cuestionamientos a las políticas de salud mental que procuran reducir el Hospital Borda para la construcción de un centro cívico en su predio, Lemus manifestó que la tendencia mundial “no son los neuropsiquiátricos grandes” y que se trabaja “para reducir la dotación de pacientes de ese hospital, que alcanza las 680 personas”.

El presidente de la comisión, Jorge Selser, manifestó que por primera vez se acercan los “índices de mortalidad infantil del nivel nacional con el de la Ciudad” y manifestó su preocupación “porque el macrismo utiliza estos índices como campaña partidaria”. La legisladora Gabriela Alegre cuestionó que no se haya reglamentado una ley que implementa un sistema de vigilancia y auditoría sobre mortalidad infantil, que permite que cada vez que muere un niño se dispare un alerta en el sistema.