martes, 17 de julio de 2012

SALUD: OFERTA, DEMANDA Y NECESIDAD

Fuente: nacionysalud.com

Por Alfredo Zurita* - Los médicos “ofrecen” servicios y la población los “demanda”, según su percepción de calidad y costo.
“La Facultad de Medicina informa haber asignado 209 plazas para formar médicos especialistas en distintos hospitales públicos y privados de la Región, así como que muchas plazas quedaron vacantes porque la especialidad no despertó el interés de los graduados”.  Los médicos “ofrecen” servicios y la población los “demanda”, según su percepción de calidad y costo.
La Facultad de Medicina por cuenta de los hospitales públicos y privados “ofrece” plazas de residencia para formación en especialidades, y los médicos recién graduados las “demandan” según su análisis de qué “mercado” pueden tener. Para una profesión de larga tradición liberal como la medicina, el mercado de libre elección, tanto del medico hacia la especialidad, del lugar donde ejercer, como del paciente con respecto a qué medico quiere que lo atienda, es una regla sagrada.


En este tipo de mercado, como en otros, la oferta puede inclusive crear demanda. De este modo la demanda de agrandar los pechos apareció entre las mujeres cuando la medicina la ofreció, del mismo modo que la demanda de TV color apareció cuando la industria ofreció la tecnología.
Del mismo modo seguramente ahora aparecerá el mercado de depilación con luz pulsada intensa, en la medida que la medicina la comienza a ofrecer, y la cera quedara descartada. El concepto de “necesidad” esta fuera de las reglas del mercado, y se refiere a las acciones de salud que son necesarias aunque la población no las demande, ya sea porque no percibe su necesidad, o porque no tiene capacidad de pago.
La medicina preventiva, la medicina rural y la medicina para pobres se encuentran en este caso, de modo que la medicina liberal no las ofrece, y su oferta corre por cuenta del Estado. Un análisis mas detallado de las plazas que quedaron vacantes en el concurso realizado por la Facultad de Medicina, revela que corresponden a las plazas de medicina general, destinadas precisamente a cubrir esta oferta estatal en zonas rurales y la atención de los pobres en los Centros de Salud, en tanto que las plazas mas demandadas corresponden a las vinculadas a la “medicina estética”, cuya necesidad para los pobres es mas que dudosa, ya que su mercado esta entre los grupos sociales mas acomodados.
El mercado como vemos funciona en forma casi perfecta, los médicos se dirigen especialmente hacia aquellas especialidades que pueden tener más mercado, y desdeñan aquellas que solo estan destinadas a conformar la oferta estatal, cuyos ingresos posibles son mucho menores que los que puede ofrecer el mercado de la medicina privada.
¿Qué hacer por tanto con las necesidades de médicos generales?. Viendo los paises cuyos sistemas de salud han sido calificados como excelentes por la OMS, como los europeos, donde más de la mitad de los médicos ejercen como médicos generales, se observa que ellos ganan lo mismo que los especialistas, y que la formación de especialistas se encuentra acotada. Otro sistema como el cubano, que no se orienta por el mercado, en la actualidad solo permite la formación en medicina general, al estar cubierta la necesidad de especialistas.
Hay coincidencia de que un sistema de salud necesita cantidades similares de médicos generales y especialistas, que es la situación que observamos en los paises europeos, y que se obtiene mediante medidas de remuneración y limitación del acceso a las especialidades, lo cual indicaría que deben ser formados en cantidades aproximadamente similares
No es lo que ocurre en la región; las plazas ofrecidas por la Facultad de Medicina solo corresponden a medicina general en el 20 % del total, de las cuales se cubrió la mitad, de tal manera que se formara un 90 % de médicos especialistas, lo que se observa actualmente en la “oferta” de la medicina privada de la región, y por ende en la publica, totalmente alejado del 50 % que ofrecen los sistemas europeos, y que genera un tipo de medicina mas costosa, orientada por el mercado, que no necesariamente es mas eficaz, como lo muestran las cifras de mortalidad evitable de los paises europeos comparada con Argentina.
Ademas la cantidad de especialistas en ejercicio en la actualidad en las grandes ciudades de la provincia descarta que haya déficit de especialistas en casi todas las plazas concursadas de especialidades.
¿Porqué extraña razon se forma entonces tal exceso de médicos especialistas?, y la formación de médicos generales queda relegada, si la formación es financiada por el estado, en forma de becas?. Sencillo, por una beca que no supera en la mayoria de los casos MIL pesos mensuales, el estado dispone de médicos graduados que deben trabajar las 44 hs semanales de rigor en el ámbito laboral, mas 48 hs de guardia por semana!.
Excelente negocio! Para cualquier patronal!, incluyendo al estado, gran empleador precario en la actualidad. De este modo se asegura el atender a los pobres que concurren al sistema público, con abundantes médicos, en formación y agotados, es cierto, y que por esta razon cometen más errores que el promedio, como ha sido estudiado, pero que son baratos!.
Los recién graduados a su vez, presionados por mercados privados muy saturados, y sin interés en una carrera estatal, que no existe, e ingresos mucho menores, deben estar dispuestos a pasar por esto, si quieren estar algún día en un nicho interesante del mercado liberal. Las caras resignadas y expresiones de los futuros residentes consultando los resultados del concurso eran mas que elocuentes; “hay que seguir remando”, “ya vendrán los tiempos buenos”, etc.
Es cierto que esta formación exagerada de especialistas creará problemas para quien quiera “normalizar” el sistema de salud en el futuro, aproximándolo a los estándares europeos, o cubanos, pero raramente un político argentino piensa en el largo plazo, cuando una solución es satisfactoria en el corto plazo, ya que en la actual situación política nacional el largo plazo esta marcado por demasiada incertidumbre, ya que el “mercado” para los electores esta congestionado por un sinnúmero de “ofertas” que tornan la decisión en el cuarto oscuro mas complicada que las de las góndolas de los supermercados, ya que las “marcas” cambian con tanta rapidez que nos confunden.
“Como! Juan no era ……?” es un comentario habitual cuando se habla del libro de pases en la política nacional. Lamentablemente formar un medico supone 10 años como mínimo, entre carrera y residencia, y por tanto lo que se hace hoy repercutirá recién dentro de diez años, y se requiere por tanto una estabilidad que el cambiante mercado de la política local no puede dar hasta que no se decida sacar la salud del juego político, lo cual es tan dificil!!, ya que, qué es la política sino “medicina a gran escala”?, según la conocida frase de Wirchow.
En el ínterin los pobres deberán “aguantar” la atención del especialista que luego de formarse para la alta complejidad curativa hospitalaria, es enviado a hacer medicina preventiva a un Centro de Salud, porque la carrera despues de salir de la residencia aun no termino, y mientras se ubica un nicho en la medicina privada “hay que vivir de algo”, aunque sea de la medicina preventiva entre los pobres. Me decía una joven pediatra haberse sentido muy avergonzada, cuando en una reunión de su colegio medico, un colega exitoso en la practica liberal, le había preguntado si estas becas nacionales de salud comunitaria era “el Plan Trabajar de los médicos”, “yo lo acepte porque no encontraba otra cosa” me dijo entre sollozos contenidos.
(*) Profesor Titular de Salud Pública Facultad de Medicina UNNE
Fuente: Datachaco