miércoles, 4 de abril de 2012

DEMUESTRAN QUE LA SUSCEPTIBILIDAD A LAS ADICCIONES ES HEREDITARIA

Fuente: www.jano.es
Los científicos ya habían observado antes diferencias cerebrales en las personas adictas a las drogas, pero hasta ahora no estaban seguros de si esas diferencias existían antes del consumo de drogas o eran resultado de la propia adicción.

Las personas con problemas de adicción a las drogas y sus hermanos sin esta adicción comparten determinados patrones cerebrales anormales, lo que sugiere que la susceptibilidad a las adicciones es hereditaria. Así lo ha demostrado un estudio de la Cardiff University, en Reino Unido, publicado en Science. Los resultados muestran, sin embargo, que esta herencia se puede superar.
 
El equipo de la investigadora Karen Ersche, del Instituto de Neurociencia Clínica y Conductual de la Cambridge University, estudió 50 parejas de hermanos biológicos -uno adicto y otro sin antecedentes de abuso crónico de alcohol u otras drogas- y comparó sus cerebros con los de personas sanas.
Los resultados mostraron que todos los hermanos -adictos y no adictos- compartían la misma anormalidad en partes del cerebro relacionadas con el autocontrol, y que se conocen como sistemas fronto-estriatales.
"Se sabe desde hace mucho que no todas las personas que consumen drogas se vuelven adictas y que las personas en riesgo de sufrir dependencia de las drogas suelen tener un déficit de autocontrol", señala Ersche.
"Nuestros hallazgos arrojan luz sobre por qué el riesgo de volverse adicto a las drogas es mayor en las personas con antecedentes familiares [de abuso de sustancias]: su capacidad de autocontrol funciona de manera menos eficiente", concluye.
Ersche ha adelantado que el próximo paso será explorar cómo los hermanos que no consumen drogas logran superar esa anormalidad cerebral para que los científicos puedan comprender mejor qué los protege del abuso de sustancias. Encontrar esa clave podría brindar indicios cruciales para el desarrollo de terapias más efectivas contra las adicciones.
Los científicos ya habían observado antes diferencias cerebrales en las personas adictas a las drogas, pero hasta ahora no estaban seguros de si esas diferencias existían antes del consumo de drogas o eran resultado de la propia adicción.


Science (2012); doi: 10.1126/science.1214463