lunes, 16 de septiembre de 2013

MÉDICOS DEL MUNDO REFUERZA SU PRESENCIA EN SIRIA EN CONDICIONES DE EXTREMA EMERGENCIA


Fuente: Médicos del Mundo

Tras más de dos años de conflicto y frente a la constante degradación de la situación en Siria, la Red internacional de Médicos del Mundo refuerza sus actividades en el terreno, en condiciones de extrema emergencia.
Médicos del Mundo refuerza su presencia en Siria en condiciones de extrema emergencia
Después de los ataques que afectaron a la población civil en Damasco, MdM se adapta y aumenta su acción humanitaria para cubrir de la mejor manera las necesidades, cada vez más desesperantes.

Según la UOSSM (Unión de Organizaciones Sirias de Ayuda Médica), uno de los socios de Médicos del Mundo en Siria, el ataque del 21 de agosto habría matado a 1.506 personas, evaluación provisoria que empeora día a día.

Médicos del Mundo ofrece ahora a sus socios sirios tratamientos específicos. "Estamos frente a una demanda creciente de atropina en caso de nuevos bombardeos", dice el Dr. Rafik Bedoui, referente médico del programa de Médicos del Mundo en Siria.

La situación de salud que padece el país es catastrófica, desde más de dos años genera de todos modos necesidades urgentes. Inicialmente presente en los países limítrofes para intervenir con los refugiados, Médicos del Mundo se trasladó a Siria en octubre 2012 para fortalecer sus actividades de atención primaria de salud en el país. En la actualidad, 9 estructuras gestionadas por Médicos del Mundo y 50 personas están operativas en el territorio sirio.

El acceso a la población civil en Siria es más difícil cada día. Por eso, Médicos del Mundo trabaja con una red cada vez más densa de asociaciones locales sirias, 7 en el día de hoy, y fue capaz de triplicar en un año el volumen de asistencia financiera y material a las estructuras locales de sus socios activos directamente en la mayoría de las zonas de conflicto.

Médicos del Mundo está listo para hacer frente a un empeoramiento de la situación. Stocks de emergencia médica (kits de atención primaria, cirugía, cesárea, descontaminación); están dispuestos o en curso de constitución para aumentar la ayuda a la población lo mas rápido posible.

Médicos del Mundo recuerda que el conflicto ha generado ya más de 100.000 muertos e incontables heridos, y que hoy hay 4 millones de desplazados internos y 1,8 millones de refugiados en los países vecinos.

Cualesquiera sean las futuras iniciativas de algunos países de la comunidad internacional, el rápido cese de las hostilidades es imprescindible para poder tener acceso a todas estas poblaciones en peligro y vulnerables, siendo víctimas directas.



Según Médicos del Mundo (España), "dos años y medio después del inicio de la revolución contra el gobierno de Al-Assad, la violencia contra la población civil continúa en el interior de Siria. Bombardeos y enfrentamientos entre el régimen y los grupos insurgentes son el pan de cada día de la población, que a menudo no tiene más opción que huir".

1, 8 millones de personas sirias desplazadas
La intensificación de los combates tiene como resultado una afluencia constante de personas al campo de refugiados, que cuenta ya con más de 600 tiendas. Los equipos de Médicos del Mundo distribuyeron el pasado invierno mantas, jabón y lonas de plástico para impermeabilizar las tiendas. Se ha instalado un sistema de abastecimiento de agua potable y de eliminación de aguas residuales y se han distribuido kits de higiene con el objetivo de reducir el riesgo de contraer enfermedades infecciosas. En la ciudad de Qah se ha abierto un centro postparto para las mujeres que viven en los campos de la región y que acaban de dar a luz. Allí, diez camas permiten acoger durante cinco días a madre e hijo para asegurarles unas condiciones de vida decentes, calor, comodidad y cuidados posnatales. Les atienden tres enfermeras, como refuerzo del equipo de salud médico.

Apoyo a las redes de personal médico y voluntario sirio
Médicos del Mundo se encuentra desde hace un año y medio al lado de las personas refugiadas en Jordania y en el Líbano, apoyando un centro postoperatorio y de rehabilitación en la frontera turco-siria. El centro fue abierto hace un año y ha recibido más de 1.200 pacientes que habían sido operados en clínicas u hospitales sirios, pero que no habían recibido cuidados postoperatorios ni de rehabilitación por no estar asegurados. Actualmente, se está atendiendo a un centenar de pacientes. La mayoría provienen de Alepo, Homs, Idlib y Hama y son civiles heridos durante los bombardeos aéreos o por los las tropas en tierra del régimen. Desde abril de 2012, Médicos del Mundo da soporte material a las redes de médicos sirios que -junto con equipos de personas voluntarias-, socorren a toda la población afectada dentro del territorio. Debido a la violencia y los bombardeos generalizados, la necesidad de ayuda médica y acción humanitaria no deja de acrecentarse.