miércoles, 28 de diciembre de 2011

EL SERVICIO DE SALUD PÚBLICA VENEZOLANO ASUMIRÁ LOS COSTOS DE LA RETIRADA DE LOS IMPLANTES MAMARIOS PIP

 Fuente: europapress.com
CARACAS, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -
   El Gobierno de Venezuela ha anunciado este martes que las mujeres que deseen quitarse los implantes mamarios PIP podrán hacerlo en el servicio de salud pública sin ningún tipo de gasto, aunque ha advertido de que el Estado no sufragará la implantación de nuevas prótesis.
   La ministra de Salud, Eugenia Sader, ha dicho que las pacientes que así lo deseen pueden acudir a la consulta de cirugía plástica del hospital para una primera evaluación. "Sin tener la emergencia, que vayan a consulta externa", ha sugerido.


   Sader ha defendido que el Gobierno quiere evitar "por cuestiones de mala praxis o por utilizar insumos que no son los adecuados", un "perjuicio para la salud". En este sentido, ha asegurado que este tipo de prótesis llegó a Venezuela de forma ilegal y "sin registro sanitario".
   "Fueron colocadas en forma ilegal y ahora esas pacientes están corriendo riesgo", ha advertido, según informa la prensa oficial venezolana.
   Los implantes en cuestión y que portarían decenas de miles de personas en América Latina fueron creados por la empresa francesa Poly Implant Prothese (PIP). Para su fabricación, se utilizó silicona industrial y presentan una tasa de rotura inusualmente alta, lo que ha llevado a varios países a alertar de sus riesgos.
   Cada año, unas 40.000 mujeres se someten en Venezuela a una cirugía para aumentar el tamaño de sus pechos. El 80 por ciento de las prótesis utilizadas en estas operaciones proceden de Francia, según datos recogidos por el periódico 'El Universal'.