lunes, 5 de diciembre de 2011

SALUD: RECORTAN EL PODER GREMIAL

 Fuente: larazon.com.ar
A través de un DNU, la Presidenta dispuso que la porción más rentable de los planes de salud de las obras sociales sindicales quede equiparada a las prepagas privadas. Así, aquellas pierden privilegios y se recorta el poder económico de los sindicatos. La noticia generó alarma en la reunión de la CGT.

La novedad se conoció ayer, cuando se publicó en el Boletín Oficial la reglamentación de la ley de prepagas aprobada en mayo, que establece -entre otros cambios- que la cuota de los nuevos afiliados podrá costar según la edad hasta tres veces más, y que deberán admitir afiliados con enfermedades preexistentes, que hasta ahora eran rechazados por las prepagas.

El decreto reglamentario llegó junto con el DNU, que incorpora a la norma a las cooperativas, mutuales, asociaciones civiles, fundaciones y planes de adhesión voluntaria, superadores o complementarios, que ofrecen las obras sociales.

La ley aprobada en mayo no fue todo lo amplia que esperaban los sindicatos: por ejemplo, no limitó los traspasos de los afiliados con salarios más altos a las prepagas, un “descreme” que va desfinanciando a muchas obras sociales. Y el cambio de ahora no equipara a las obras sociales con la exención de las prepagas al impuesto al cheque, privilegio con el que no cuentan los sindicatos.

Otros cambios que trae la ley de prepagas será que cuando el afiliado cumpla 65 años, si no tiene 10 años de antigüedad en la entidad, se le podrá cobrar una cuota más alta. Para los que se afilien con enfermedades preexistentes, habrá tres categorías de cuotas. Y, desde ahora, los aumentos de cuotas los fijará la Superintendencia de Salud, previo dictamen de la Secretaría de Comercio de Guillermo Moreno.