miércoles, 27 de junio de 2012

LA CIUDAD SIN DISPOSITIVOS ACORDES A LA LEY DE SALUD MENTAL


Fuente: www.inversorsalud.com.ar

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires no implementó ningún dispositivo para adecuar el tratamiento de los usuarios de salud mental a la ley vigente, aseguraron los oradores de la presentación del libro elaborado por la Asesoría General Tutelar (AGT).

“La Ciudad no tiene un plan de salud mental. Lo que hay es una inercia en relación a planes que ya había y los que generaban mayor resistencia y avance se desmantelaron”, señaló a Télam Gabriela Spinelli, coordinadora del Área Salud Mental de la AGT.

Antes de presentar esta mañana el libro "Panorámicas de Salud Mental: a un año de la sanción de la Ley Nacional N° 26.657", Spinelli detalló que durante este tiempo "en la Ciudad de Buenos Aires se han implementado algunos organismos que no dependen del Ejecutivo como el Equipo Público de Abogados de la AGT y la Unidad de Letrados de la Defensoría General de la Nación".

"Ambos espacios tienen más que ver con garantías de las personas que están internadas que con adecuar dispositivos que plantea la ley para que el cambio que promueve sea efectivo", sostuvo.

A modo de ejemplo describió que "el 85% del presupuesto de Salud Mental está destinado a los hospitales monovalentes (mientras que la ley promueve su eliminación) y la Ciudad no implementó ninguna sala de atención en los hospitales generales".

"La Ley fue cuidadosa en este sentido -agregó- prohibió la creación de nuevos `manicomios` tanto públicos como privados y previó la sustitución de los existentes, pero esto es un proceso lento que la Ciudad todavía ni siquiera inició".

En referencia a la situación de los niños con afectaciones en su salud mental, Spinelli sostuvo que "los dispositivos que existen son preocupantes".

"Hay una discriminación muy fuerte de los niños que tienen afectada su salud mental, no reciben las mismas políticas que se destinan a otros niños pobres que de por sí son deficientes. Tienen destinados el peor de los dispositivos, el peor de los tratamientos", detalló.

Y agregó: "la excusa es que `son pocos`, y nosotros explicamos que esos “pocos” son alguien y son los que peor están".

"Si hubiera más políticas preventivas se evitarían las internaciones, las separaciones de los niños de sus familias y el ingreso a estos dispositivos que son horrorosos", concluyó.

En el mismo sentido, Silvia Faraone, Profesora de la Cátedra de Salud Mental de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, también afirmó que "la Ciudad no da respuestas a los problemas que existen en el Borda y el Moyano y, además, desarticuló el Programa de Atención Comunitaria de Niños, Niñas y Adolescentes con Trastornos Mentales Severos (PAC)".

Por su parte, la jueza en lo Contencioso Administrativo y vicepresidenta del Consejo de la Magistratura porteño, Alejandra Petrella, detalló que en la Ciudad de Buenos Aires "existen dos mil personas privadas de su libertad, aunque sea un concepto con el que muchos médicos no estén de acuerdo".

"Yo me pregunto: `¿a la sociedad porteña le preocupan estas personas?`. Más allá de los cambios jurídicos, que por supuesto son necesarios, necesitamos modificaciones políticas, sociales y culturales para que la ley se pueda poner en acción", sostuvo.

Otro de los expositores, Hugo Cohen, Asesor Subregional en Salud Mental para Sudamérica de la Organización Panamericana de la Salud, sostuvo que la Ciudad contaba "desde hace diez años con la ley N° 448 de Salud Mental (que brindaba herramientas en el sentido de la ley nacional actual) y tampoco se había hecho nada”.

“Es imprescindible construir alternativas porque el problema de fondo aquí no son los conceptos sino que una madre pueda llevar a su hijo cerca de su casa y lo atiendan bien”, advirtió.

El libro "Panorámicas de Salud Mental: a un año de la sanción de la Ley Nacional N° 26.657 resume un trabajo muy intenso desde momentos previos a la sanción de la ley, brinda un panorama de este proceso actual e incluso hace referencia al que se abre con la reforma del Código Civil”, explicó la Asesora General Tutelar, Laura Musa.

"Este libro expresa ese paso del `enfermo mental` a un ciudadano sujeto de derecho que tiene una afectación, momentánea o no, pero que no tiene por qué tener afectados sus derechos”, sostuvo.

Para Spinelli, “el objetivo es señalar un norte hacia dónde deberíamos ir para la efectiva implementación de la Ley y dar un aporte para enriquecer el debate, a la vez que interpelar a funcionarios y operadores jurídicos y políticos acerca de cuáles son las acciones que faltan”.

El libro presentado esta mañana forma parte de una colección de la AGT denominada: “De Incapaces a Sujetos de Derechos” y que abordó otras problemáticas como la infancia y la salud mental, la explotación sexual infantil, las políticas públicas de infancia, el derecho a la vivienda y el programa “Ciudadanía Porteña”.

Télam - 27/06/12