martes, 8 de mayo de 2012

ENVEJECIMIENTO: CUÁNTO DURA LA SALUD UNA VEZ EN LA TERCERA EDAD?

Fuente: cordis.europa.eu


Ilustración del artículo
Durante el próximo decalustro se duplicará la cantidad de ciudadanos europeos de 65 años o más. Los datos sobre la esperanza de vida de este grupo de edad europeo permiten realizar predicciones pero sólo retratan una parte de la realidad. Otra pieza del rompecabezas consiste en averiguar cuántos de esos años se disfrutarán con salud y una nueva investigación acaba de publicar la cantidad de años que cabe vivir sin discapacidades en cada Estado miembro.

Estas cifras sobre la «esperanza de vida con buena salud» se presentaron el 19 de abril en París (Francia) en la primera reunión anual de EHLEIS («Acción conjunta europea sobre años de vida con salud»), organizada por el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia (INSERM), coordinador del proyecto.

La esperanza de vida al nacer es una media de la cantidad de años que se espera vivirá un recién nacido en función de la tasa de mortalidad en el momento de su nacimiento. En 2009 la esperanza de vida al nacer en hombres de cualquiera de los 27 Estados miembros de la Unión Europea (UE-27) era de 79,7 años y las cifras apuntan a que la esperanza de vida con buena salud alcanza los 61,3 años: prácticamente un 80 % de su esperanza de vida al nacer. En el caso de las mujeres y tomando como referencia el mismo año, la esperanza de vida con buena salud sería de 62 años: un 75 % de la esperanza de vida al nacer, calculada en 82,6 años.

La esperanza de vida con buena salud es un indicador político europeo creado en el marco de la Estrategia de Lisboa con el que se evalúa la calidad de vida y el estado de salud funcional de los europeos. Este indicador también forma parte de los indicadores de la salud de la Comunidad Europea (ECHI) y se creó como un objetivo general de la primera Asociación Europea para la Innovación (AEI) sobre un Envejecimiento Activo y Saludable iniciada en febrero de 2011. El objetivo de esta iniciativa es garantizar la sostenibilidad a largo plazo de la atención a una población europea envejecida, y se propuso lograr un aumento de dos años de vida con salud en la UE para 2020.

Los datos de la UE de 2010 muestran que Suecia contaba con la mayor esperanza de vida al nacer, con 79,6 años para los hombres, mientras que Lituania contaba con la más baja, 68 años. Los suecos también podían esperar mantenerse con buena salud hasta la edad de 71,7 años, mientras que en Eslovaquia se contaba con la menor esperanza de vida con buena salud: 52,3 años.

Los datos muestran que durante el periodo que va desde 2008 a 2010 en Lituania, a pesar de la baja esperanza de vida con buena salud, se experimentó el aumento más significativo de toda la eurozona, casi tres años, mientras que en los Países Bajos se produjo el descenso más acusado: una pérdida de 1,3 años. Esto muestra que la tendencia europea en cuanto a esperanza de vida se dirige hacia un equilibrio comunitario: la diferencia entre Lituania y Países Bajos se redujo en más de cuatro años de esperanza de vida con buena salud en sólo tres años.

En 2010 en la UE, Francia y España contaban con la mayor esperanza de vida al nacer (85,3 años) en mujeres y Bulgaria la menor (77,4 años), una diferencia de casi 8 años. En 2010 Malta presentaba la esperanza de vida con buena salud más elevada en mujeres (71,6 años) y Eslovaquia la menor (52,1 años).

Fue en el periodo de 2008 a 2010 de nuevo cuando Lituania experimentó el mayor crecimiento de la esperanza de vida con buena salud (2,4 años), confirmando la observación realizada en los hombres, mientras que Finlandia sufrió el mayor descenso (una pérdida de 1,7 años). De este modo y al igual que en los hombres, la esperanza de vida con buena salud muestra una convergencia a escala europea.

Los datos sobre la esperanza de vida con buena salud se obtienen aplicando la prevalencia de la discapacidad observada en la población general a una tabla de vida estándar. De este modo se distinguen los años vividos en salud de los que se padece una discapacidad. En el caso del indicador de la esperanza de vida con buena salud, la prevalencia de la discapacidad procede de la encuesta anual Estadísticas comunitarias sobre la renta y las condiciones de vida (EU-SILC), coordinada por EUROSTAT.

La prevalencia de la discapacidad se mide mediante una pregunta general sobre limitaciones a la actividad: ¿hasta qué punto ha visto una persona limitada su actividad en acciones cotidianas durante al menos seis meses y por razones sanitarias?
Para más información, consulte:

Esperanza de vida con buena salud:
http://ec.europa.eu/health/indicators/healthy_life_years/hly_en.htm