viernes, 4 de julio de 2014

LA FIEBRE DE LA CHIKUNGUNYA EN LAS PUERTAS DE ARGENTINA: DETECTAN EL PRIMER CASO EN PARAGUAY

 Fuente: miradaprofesional.com
Detectado por primera en Tanzania en 1952, chikungunya significa “retorcerse” en la lengua Kimakonde, y da nombre a una enfermedad considerada prima directa del dengue, ya que se trasmite por el mismo mosquito. La fiebre de chikungunya avanza en el continente americano, y al brote del Caribe hay que sumarle una posible llegada a Sudamérica, lo que mantiene en alerta a las autoridades. Esta semana, el ministerio de Salud de Paraguay admitió que se registró el primer caso en su territorio, lo que deja al mal en las puertas de ingresas a la Argentina. Es que los especialistas aseguran que una vez que comience a circular el virus en los países limítrofes, será muy difícil evitar que llegue a suelo argentino. Los riesgos se potencian por las inundaciones que sufre Paraguay y que afectan al litoral argentino.


Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el chikungunya es “un virus que causa fiebre alta, dolor de cabeza, dolores en las articulaciones y dolor muscular, unos tres o siete días después de ser picado por un mosquito infectado”. Aunque la mayoría de los pacientes tienden a sentirse mejor en los siguientes días o semanas, algunas personas pueden desarrollar dolores en las e inflamación en las articulaciones de manera crónica. La enfermedad rara vez puede causar la muerte, pero el dolor en las articulaciones puede durar meses e incluso años para algunas personas. Desde 2004, se reportaron brotes intensos y extensos en África, islas del océano Índico y la región del Pacífico, incluyendo Australia y Asia. En 2007 se extendió a Italia, donde produjo un brote en la región de Emilia-Romagna. Desde la detección de los primeros casos autóctonos en la isla Saint Martin en diciembre de 2013 está presente en América, donde se registran diversos brotes.

Ahora, desde hace un tiempo, se espera que el brote instalado en el Caribe, con 70 potenciales casos, se pueda extender al resto del continente americano, una vez que llegue al continente. Este paso parece ya haberse dado, ya que Paraguay registra el primer caso importado de fiebre de chikungunya. Así lo confirmaron esta semana autoridades sanitarias del ministerio de Salud local, que destacaron que el paciente es un hombre que se contagió en un reciente viaje a la República Dominicana, uno de los focos de la enfermedad.

El ministerio de Salud comunicó sobre el riesgo potencial de introducción del virus chikungunya en el país vecino, considerando el reporte internacional de brotes y epidemias que se iniciaron en nuestro continente en diciembre de 2013. “En la fecha, el sistema de vigilancia integrado del ministerio de Salud confirmó un caso de enfermedad por virus chikungunya que afecta a un compatriota que adquirió la enfermedad en República Dominicana”, rescató la cartera sanitaria paraguaya. Esta persona presentó el cuadro típico de fiebre y dolores en las articulaciones, retornando...
al Paraguay al sexto día de iniciados los síntomas, previo reporte al ministerio de su inminente retorno.

“Esta actitud ciudadana permitió que se establecieran todas las medidas para efectuar el bloqueo epidemiológico y evitar así el inicio de la propagación de esta enfermedad en nuestro país”, sostuvo el documento oficial. La persona fue evaluada clínicamente, no presenta riesgos para complicación y no requiere hospitalización. La confirmación de la enfermedad se realizó en el Laboratorio Central de Salud Pública por las técnicas consideradas estándares de acuerdo a las recomendaciones de la OPS.

“El ministerio de Salud informa a la ciudadanía que el riesgo de una epidemia por chikungunya en nuestro país es elevado, por tanto será importante que los viajeros internacionales tengan en cuenta las recomendaciones del ministerio de Salud para evitar los casos”, concluyeron las autoridades paraguayas.

La noticia puso en alerta a las provincias del norte argentino. Es que los especialistas afirman que una vez que el virus llegue a la frontera argentina, será difícil detenerlo. Así lo adelantó Alberto Gentile, jefe de Epidemiología del ministerio de Salud de Salta: “una vez que la tengamos en Centroamérica y en la parte continental no va a faltar nada para que comience la transmisión, sobre todo en los que tienen transmisión paralela con la presencia del dengue urbano y el selvático que es el llamado Aedes albopictus”.

Gentile advirtió que en los países limítrofes de Argentina no hay circulación de esta fiebre, pero desde el momento en que Brasil registre los primeros casos se estima que en un año aparecerá en Argentina. Esto es en base a lo observado desde Epidemiología con el avance de Dengue 4 que “en el 2010 empezó a circular en el estado de Roraima y en el 2011 se reportaron los primeros casos en Argentina”, ejemplificó Gentile.

Esto se potencia por las inundaciones que sufren el Paraguay y el litoral argentino, y que hace casi inevitable un brote de la enfermedad en el corto tiempo. Por esta situación, el ministerio de Salud paraguayo consideró que "el riesgo de una epidemia por chikungunya es elevado", por lo que instó a que los viajeros internacionales tengan en cuenta sus recomendaciones para disminuir el riesgo de exposición.

Los especialistas emitieron una serie de recomendaciones para quienes viajen a zonas con chikungunya. Entre ellas, se destacan evitar picaduras de mosquitos (aplicar sobre la piel repelente contra insectos que contengan en su fórmula DEET al 25 por ciento, usar mangas y pantalones largos”; proteger habitaciones con mosquiteros de malla fina tratados con insecticida; tapar depósitos de agua y eliminar envases que pueden servir como criaderos de mosquitos; y consultar al médico de inmediato si durante el viaje o al regreso aparecen síntomas como fiebre, dolor de cabeza, muscular o de articulaciones.