lunes, 7 de julio de 2014

SE DETECTARON NUEVOS CASOS DE ROTAVIRUS EN EL INTERIOR BONAERENSE Y SE EXTIENDE EL ALERTA

Fuente: miradaprofesional.com
La alerta por el brote de rotavirus en el norte del conurbaano bonaerense se extendió a toda la provincia de Buenos Aires, luego que el fin de semana se conocieran los primeros casos en el interior provincial. En el municipio de Bragado las autoridades sanitarias confirmaron tres chicos afectados por el mal, que causó cinco muertes en el hospital de Malvinas Argentinas, y unas 10 internaciones. Por el brote, el ministerio de Salud lanzó un alerta a todo el sistema, que se extiende por estas horas. En tanto, insistieron con las medidas preventivas, y la consulta rápida para evitar cuadros graves. Otras provincias también se pusieron a guardia ante la circulación del virus.

Los casos de rotavirus siguen causando alerta en la Provincia, luego que la semana pasada se conocieran cinco casos fatales en el conurbano. El fin de semana la preocupación se trasladó al interior provincial, donde comenzaron a registrarse casos. En Bragado, se confirmaron tres nuevos contagios, en bebés afectados por rotavirus. Así lo dijo la secretaria de Salud del municipio, Liliana Ávalos, quién afirmó que “no es necesario alarmarse ya no se trata de una epidemia pero si es imprescindible extremar las medidas de precaución”.


“La enfermedad cuenta con una vacuna específica, la que ahora se procuró y será incorporada en el calendario oficial de vacunación a partir de enero de 2015”, recordó la funcionaria, quien remarcó que “el rotavirus no se mata con lavandina sino con alcohol etílico". Por eso se recomienda el lavado frecuente de manos, con agua y jabón o alcohol, especialmente antes de darles de comer a los bebés, antes y después de ir al baño, o de cambiarles los pañales”.

Ante este cuadro de situación, los especialistas insisten con sus recomendaciones para prevenir cualquier tipo de brote. La directora asociada del hospital de Niños de La Plata, Silvana Bencini, recordó que el rotavirus es una enfermedad que “tiene cierta prevalencia en los niños” y que “afectan el sistema gastrointestinal con vómitos y diarrea”. Subrayó la necesidad de que la comunidad sepa que “ante cualquier síntoma, aunque sea leve, deben hacer la consulta para evitar la mala evolución de los casos. Lo importante es la consulta precoz”.

La especialista explicó por Radio Provincia que “el contagio es a través de los alimentos y el agua y se contagia por vía fecal”, por lo que es imprescindible el lavado de manos antes de preparar el biberón, del amamantamiento y luego de cambiar...
los pañales que deben ser bien cerrados y arrojados envueltos a la basura” (escuchar audio).

Ante esta crisis desatada por los cinco casos fatales en el conurbano, el hospital pediátrico porteño Garrahan reforzó la evaluación de riesgo de los chicos que llegan a la guardia para dar respuesta rápida a casos de deshidratación por diarreas o vómitos, a partir de las recomendaciones sanitarias tras la muerte de los niños. El nosocomio informó que reforzó la atención en la guardia y también recomendó a los padres "extremar las medidas de prevención como el lavado de manos y la consulta médica" ante la aparición de esos síntomas en los niños.

En tanto, especialistas recordaron que hace poco tiempo el gobierno nacional incorporó la vacuna contra el rotavirus en el calendario oficial. “La vacuna contra el rotavirus es importantísima, porque es una enfermedad presente en muchos países y con eso se previene la diarrea infantil”, remarcó Daniel Stamboulian, infectólogo de la fundación FUNCEI. El médico confirmó que el rotavirus es la principal causa de diarrea grave en niños menores de cinco años y causa unas 25 muertes al año. La enfermedad, que afecta principalmente a las regiones del noreste y noroeste argentino, genera más de 290.000 consultas y unas 23.100 hospitalizaciones anuales, por lo que se apunta a vacunar a unos 750.000 lactantes menores de seis meses para disminuir su incidencia y mortalidad.

Por la situación bonaerense, en otras provincias también se pusieron en alerta. En Córdoba, por ejemplo, el pico de gastroenteritis por rotavirus registrado en la zona norte del conurbano bonaerense, encendió el radar de los hospitales pediátricos locales: ahora, las unidades centinelas de los centros de salud de niños de la provincia deberán reportar diariamente la cantidad de internaciones y sus causas. En épocas habituales, la vigilancia se realiza una vez por semana.

Esa fue la principal decisión que tomaron el fin de semana los responsables del Plan de Contingencia Invernal reunidos en el hospital Florencio Díaz de la capital provincial. Allí, los directivos de los principales hospitales pediátricos de la ciudad de Córdoba y el interior analizaron la situación en la provincia de Buenos Aires, donde se registró un brote de gastroenteritis que provocó la muerte de cinco bebés menores de 13 meses.