viernes, 11 de julio de 2014

LA VACUNA CONTRA EL DENGUE CADA VEZ MÁS CERCA

 Fuente: miradaprofesional.com
El dengue es una enfermedad transmitida por un mosquito que infecta a alrededor de 390 millones de personas cada año, de los cuales unos 96 sufren la enfermedad de forma sintomática. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la carga mundial de dengue ha aumentado 30 veces en los últimos 50 años, con más de la mitad de la población mundial en riesgo de la enfermedad.

Desafortunadamente no existe una vacuna aprobada ni para tratar ni para prevenir el dengue, y los esfuerzos para desarrollar una que sea eficaz se han complicado por el hecho de que el dengue está causado por cuatro tipos de virus del dengue distintos, y la vacuna debería dirigirse a todos los cuatro serotipos (DENV1, 2, 3 y 4).


Por eso son relevantes los resultados de este nueva vacuna que se publican en «The Lancet». El ensayo de fase III –este tipo de ensayos tienen como objetivo probar un nuevo tratamiento en una gran cantidad de pacientes para averiguar si eficaz y son el paso previo a solicitar su aprobación a las autoridades reguladoras- se llevó a cabo en zonas donde el dengue es endémico de cinco países de Asia -Indonesia, Malasia, Filipinas, Tailandia y Vietnam-, una región que representa más del 70% de la carga mundial de dengue. En total participaron 10.275 niños sanos de 2 a 14 años que fueron asignados aleatoriamente a recibir tres inyecciones de la vacuna CYD-TDV (6.851) o un placebo (3.424) a las 0, 6 y 12 meses, y a los que se controló durante un máximo de 2 años.


CUATRO SEROTIPOS DEL VIRUS


Los investigadores registraron 250 casos de dengue a los 28 días de la tercera inyección: 117 en el grupo vacunado y 133 en placebo, lo que demuestra una eficacia protectora global de 56,5%. La vacuna también mostró un 88,5% de eficacia después de 3 dosis contra la enfermedad grave (dengue hemorrágico), que causa la hospitalización.
por más de medio millón de personas (la mayoría niños) todos los años, y del 67% en la hospitalización asociada al dengue.

En cuanto a la protección frente a los cuatro serotipos los resultados fueron dispares: la vacuna confería una protección baja (35%) contra el DENV 2, pero de más del 75% contra DENV 3 y 4 y del 50% contra el DENV-1.
Para la coordinadora del trabajo, Maria Rosario Capeding, del Instituto de Investigación de Medicina Tropical (Filipinas), los resultados sugieren que «la vacunación con CYD-TDV puede reducir la incidencia de la infección por dengue sintomático en casi la mitad de los casos, además de disminuir el número de casos más graves y hospitalizaciones». En su opinión, esta vacuna experimental podría tener un «impacto significativo en la salud pública, en vista de la elevada carga de morbilidad en los países en los que el dengue es endémico».

Para Annelies Wilder-Smith, la Universidad Tecnológica de Nanyang (Singapur), tal vez el hallazgo más «interesante de este estudio fue que la eficacia de una dosis era similar a las tres dosis». Porque, advierte, «administrar tres dosis durante 6 meses supone desarrollar un programa de inmunización, lo que no sólo es un inconveniente, sino que es un importante coste y para los programas nacionales vacunación». En su opinión, la cuestión de si se puede lograr una eficacia con un menor número de dosis «merece una mayor evaluación».

Wilder-Smith cree que aunque la eficacia es baja, 56% hay que tener en cuenta que con una cifra estimada de 96 millones de infecciones de dengue al año, una reducción de la mitad representaría un beneficio significativo de salud pública que apoya la introducción de vacunas de dengue. «Por el momento, la vacuna CYD-TDV es la mejor que tenemos; sin embargo, con un 56% de eficacia, nunca será una solución única»...