miércoles, 28 de enero de 2015

"TETAS ANTES QUE ALIMENTOS"

Fuente: http://www.elsindical.com.ar/notas/tetas-antes-que-alimentos/

desnutrición-en-Misiones-2 “Sin tetas no hay paríso”, era el slogan de una novela de baja producción, pero que destacaba la frivolidad como medio de acceder a un mundo de comodidades sin importar el precio a pagar por “pertenecer”.
En la Argentina que nos toca vivir, a pesar de todos los anuncios existe una realidad innegable, existe desnutrición infantil, dependiendo de la provincia y de la región sus efectos son más peligrosos llegando en algunos casos a la muerte de los infantes.
La muerte de un niño Quom, en Chaco volvió a generar todo un debate, mientras para el gobierno y el ex gobernador Capitanich se trató de un caso aislado y en el que la responsabilidad de la muerte se le imputó a la familia, por ignorancia, por no brindarle los cuidados correctos, hay muchos niños que viven en una grave situación de desnutrición, viviendo de forma indigna.
A la indiferencia política, que suele mirar hacia otro lado este tipo de casos, hay que sumar el hecho de que algunas provincias, con altos índices de desnutrición, sus funcionarios, suelen ir detrás de medidas mediáticas, donde no miden gastos, para instalarse en los medios, con una publicidad encubierta y proselitista.


La decisión política de que la provincia de Misiones, se haga cargo de manera gratuita, en reemplazar prótesis mamarias a travesties y transexuales, por siliconas homologadas, anuncio que fuera hecho por el Ministro de Salud de Misiones Oscar Herrera Ahuad, no deja de sorprender por cuestiones básicas de ejercicio en las políticas públicas de salud. Ya que no existe antecedente en el mundo de medidas de este tipo y no porque en Misiones sean unos progresistas adelantados, sino porque la salud y los gastos de la salud pública, obedecen a criterios mucho más coherentes que los que se han brindado a los medios con esta medida.
Herrera Ahuad explicó que con este programa “buscamos generar una acción organizada para atender a estas personas porque tienen un alto riesgo de vida por la colocación de aceites de alta toxicidad y metacrilato”.
Es muy noble preocuparse por la salud de las personas, pero hay una situación atípica en el interés político, estas personas voluntariamente pusieron en riesgo su salud, y en la mayoría de los casos con un interés económico, ya que casi la totalidad ejercen la prostitución, situación esta que se cita solo para entender el contexto en el que se desempeñan en la provincia de Misiones.
Para entender esto, las operaciones de prótesis mamarias no son consideradas operaciones por cuestiones de salud, sino estéticas, y el Estado de Misiones con este tipo de medidas discrimina a las mujeres que no pueden pagar una operación de este tipo, y que también exponen sus vidas con acciones alternativas.
Peor aún, en una provincia con un alto índice de desnutrición infantil, se realizan este tipo de gastos, en detrimento de una campaña en contra de la desnutrición.
En cualquier país organizado, quien expone su vida o su salud, paga por su decisión, la voluntad no es sinónimo de impunidad y las acciones tienen consecuencias.
Toda política que no tienda a mejorar las oportunidades reales de los ciudadanos, a permitirles un acceso a la salud digno, al trabajo, parece simplemente una medida de campaña electoral, que generalmente beneficia a unos pocos, pero que pagan muchos.
Misiones ha sido noticia en estos últimos años por polémicas medidas y gastos de su actual gobernador, el señor Maurice Fabián Closs, del Frente para la Victoria, un converso radical de toda la vida que se deslumbró con la tentación del aparato oficialista.
Este gobernador, suele gustar de ser tema en las redes sociales y los medios, por caso, fue el primero en salir envuelto en un escándalo por los gastos millonarios en promociones para sumar seguidores, tanto en Facebook como en Twitter.
El derecho a la salud y a la vida es un derecho humano, un derecho constitucional y a pesar de ello, ni el Ministro de Derechos Humanos provincial Edmundo Soria Vieta, ni el de Salud local Oscar Herrera Ahuad, ni el gobernador Maurice Closs, han podido revertir la desnutrición y el hambre de familias enteras, especialmente las aborígenes.
La obligación de todo político y funcionario, es administrar correctamente los aportes y el dinero de los vecinos.
Siguen conociéndose casos de niños internados por desnutrición, de adultos que padecen una desnutrición crónica y otras enfermedades relacionadas con las condiciones de vida.
Con el costo de un par de prótesis mamarias, comen varios chicos, tal vez sea para reflexionar.


Por Marcelo Ricardo Hawrylciw