lunes, 14 de noviembre de 2011

LA PELEA DE ROEMMERS Y LAS FARMACIAS LLEGÓ A LA LEGISLATURA

Fuente: pmfarma.com

La Legislatura porteña fue escenario de la pelea de los laboratorios -liderados por Roemmers- y las cadenas de farmacias, durante un plenario de las comisiones de Salud y Desarrollo Económico para tratar dos proyectos que versan sobre la venta libre de medicamentos.
La iniciativa de la oposición fue la que obtuvo el dictamen de mayoría, mientras que la propuesta del PRO obtuvo uno de minoría y ambos despachos serán tratados en las próximas semanas en el recinto.
El proyecto del diputado de Rubén Campos, de la UCR, propone la adhesión a la Ley Nacional 26567, promulgada el 17 de diciembre de 2009, que circunscribe la venta de medicamentos sin receta solo al ámbito de las farmacias y por ende prohíbe su venta en las góndolas de las grandes cadenas del rubro.
Este expediente obtuvo la firma de Campos y de algunos legisladores del kirchnerismo, la Coalición Cívica, Proyecto Sur y el peronismo.


Mientras que al proyecto presentado por los macristas Alejandro García y Helio Rebot lo acompañaron los legisladores del PRO que integran ambas comisiones. Este proyecto permite que los medicamentos que no requieren recetas puedan ser distribuidos por cualquier establecimiento “siempre y cuando cumplan con los requisitos para comercializar productos alimentarios para consumo humano”.
Los intereses ocultos
Ambas iniciativas esconden intereses diversos. En la oposición acusan al PRO de querer defender con su proyecto los intereses de las cadenas de farmacias como Farmacity, Farmar, Farmaplus y TKL, aunque desde la primera de esas firmas se limitarona aclarar a LPO que “no estamos a favor ni en contra de ninguno de los dos proyectos”.
Es que las cadenas de farmacias, se perjudicaría tanto con el proyecto de la oposición que le prohíbe vender los medicamentos sin receta en las góndolas, como con el proyecto del PRO que habilita a todos los negocios a vender medicamentos de venta libre, sin becesidad de ser farmacias habilitadas.
El proyecto de la oposición sería fogoneado por el laboratorio Roemmers. Este laboratorio fundado por una familia oriunda de Alemania produce medicamentos que requieren receta y con esta normativa le quitaría mercado a los grandes laboratorios de remedios de venta libre como Bagó, Bayer y Boehringer, que producen los medicamentos de venta libre que ofrecen las cadenas de farmacias.
Roemmers logró sumar a esta jugada a la Confederación Farmacéutica Argentina (Cofa), que el mes pasado eligió como presidente a Ricardo Aizcorbe, titular del Colegio Farmacéutico de Mendoza. El laboratorio de origen alemán busca que los medicamentos de venta libre sean distribuidos sólo en farmacias, por mostrador y por visitadores médicos. Y con ese argumento agitó otra vez la bandera de la lucha contra “las grandes cadenas farmacéuticas”, el cuco que suele agitar para sumar fuerzas en el sector.
En tanto que el proyecto del PRO busca congraciarse con la Cámara Argentina de Productores de Especialidades Medicinales de Venta Libre (Capemvel). El director ejecutivo de esa Cámara es Juan Tonelli, el novio de Gabriela Michetti y la iniciativa la impulsaron legisladores vinculados a la ex vicejefa de Gobierno.