viernes, 14 de septiembre de 2012

LAS PREPAGAS ASEGURAN QUE VAN A GARANTIZAR LA ATENCIÓN

14/09/12 
Fuente: clarin.com
Preocupados por el impacto del conflicto con las clínicas, sanatorios y hospitales de comunidad, las empresas prepagas que se vean afectadas por las limitaciones de los servicios médicos resolvieron derivar las consultas a sus propias clínicas o bien reintegrarles a sus afiliados los copagos o mayores precios que les cobren.
“Las prepagas van a garantizar la continuidad de las prestaciones incluso reintegrando el costo que cobren las clínicas que limiten los servicios”, le dijo a Clarín , Jorge Piva, directivo de CIMARA (Cámara de Instituciones Médicas Asistenciales de la República Argentina) que nuclea a la mayoría de las prepagas, como Medicus, Galeno, Medifé y Omint, entre otras.


A modo de ejemplo, Piva dijo que si alguna clínica cobrara un plus, el afiliado no debe dudar en pagarlo porque luego con el comprobante le será reintegrado el importe . Incluso, agregó, si alguna clínica o laboratorio cobrara la totalidad de la prestación, incluidas cirugías, las prepagas reintegrarán los valores que pague el afiliado.
Piva señaló que esa situación ya se presenta en Comodoro Rivadavia porque las clínicas están cobrando copagos. Fuentes del sector sanitario de esa ciudad confirmaron a Clarín que si bien el servicio en general es normal, en los centros sanitarios más grandes ya empezó la restricción de servicios a los afiliados de las prepagas en conflicto. Estos ajustes son recientes, pero se profundizarían con el correr de los días en caso de que no se logre cerrar un acuerdo.
En tanto, las clínicas, sanatorios y hospitales de comunidad siguen sin ponerse de acuerdo con las principales empresas de medicina prepaga. Y hay pocas chances de que lo logren. De ahí que se considera irreversible que la semana que vienen comiencen a limitar la atención médica de los afiliados de las prepagas . La modalidad será determinada por cada clínica, sanatorio u hospital privado (ver “Las clínicas...” ).
Por su parte, mientras negocian contrarreloj, prestadores y prepagas responsabilizan al Gobierno del problema . “El conflicto lo originó el Gobierno al autorizar un incremento de sólo el 7% en el valor de las cuotas de las prepagas que no responde a la realidad de los costos del sector. Tanto los prestadores –clínicas, sanatorios y hospitales de comunidad– como los financiadotes –obras sociales y prepagas—necesita un aumento para hacer frente no sólo a los aumentos de los salarios del personal sino a los demás costos, insumos y medicamentos, que subieron más que los salarios y la inflación promedio”, le dijo a este diario el titular de ADEMP (Asociación de Entidades de Medicina Privada), Néstor Gallardo, quien confirmó que, a partir de la semana que viene, cada empresa ajustará la modalidad de atención a sus afiliados a los acuerdos que alcancen los prestadores con cada prepaga.
Buscando articular a las partes, Tomas Sanchez de Bustamente, director general de OSDE señaló que “el Estado tiene que armonizar los intereses de todo el sistema de salud en lugar de abrir una puja distributiva entre prestadores y financiadores que no beneficia a la gente”. Y agregó: “El Gobierno tiene que dar una clara señal que reconocerá los incrementos de los costos para seguir brindando y mejorando la atención de los afiliados y sus familias” Un factor que podría atenuar o reducir las diferencias está vinculado a los pagos de las prepagas a las clínicas por los servicios prestados. Es que la mayoría de las prepagas ya están cobrando la cuota incrementada con el 7% desde este mes, mientras pagan las prestaciones a los 60/90 días. De esta manera, las prepagan disponen del 7% mensual hasta 90 días, mientras que las clínicas ya están desembolsando los aumentos de salarios y de demás costos para recibir el pago de los aranceles aumentados recién en noviembre o diciembre.
Colaboró: Rolando Tobarez (Chubut)