viernes, 28 de septiembre de 2012

EL 60% DE LOS BEBÉS QUE NACEN PREMATUROS NO SUFREN SECUELAS

 Fuente: clarin.com
Por año nacen demasiado pronto cerca de 8.000 bebés en el país. Pesan menos de 1.500 gramos y representan el grupo más vulnerable dentro de todos los nacidos vivos. Gracias a los avances tecnológicos y a la calidad de la atención, el 66% sobrevive a los 30 días pero deben enfrentar muchos riesgos porque cada cada minuto superado es un tiempo ganado para terminar de madurar físicamente. Por eso se estima que al menos 2.000 quedarán con alguna secuela.

 
Esa cifra significa que 4 de cada 10 recién nacidos prematuros que al nacer pesaron menos de 1.500 gramos sufrirán, junto a sus familias, las consecuencias de eventos que en muchos casos podrían haberse evitado, como quedar ciego, sordo, con parálisis cerebral o alguna otra discapacidad.
Son datos de Unicef y del Ministerio de Salud de la Nación que se presentaron ayer en el marco de la tercera edición de la “Semana del Prematuro” que se llevará a cabo en el país del 1° al 7 de octubre, con el fin de difundir los derechos de los bebés nacidos prematuros.
“Este año la campaña está destinada a llamar la atención acerca de la necesidad de implementar programas de seguimiento en las maternidades de alta complejidad para lograr mejorar el pronóstico de esos bebés que requieren asistencia especializada”, señala a Clarín la encargada de Salud de Unicef Argentina, Zulma Ortiz.
Un embarazo normal dura entre 38 y 41 semanas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un bebé es prematuro cuando nace antes de completar las 37 semanas de gestación. Los que corren mayor peligro son aquellos que nacen con menor tiempo en la panza de la mamá y con menor peso, sobre todo si no llega al 1,5 kilo.
“Las complicaciones de la prematurez constituyen la principal causa de mortalidad infantil en Argentina y son también la primera causa de discapacidades severas como parálisis cerebral, ceguera e hipoacusia de la infancia”, afirma a Clarín el subsecretario de Salud Comunitaria del Ministerio de Salud, Guillermo González Prieto.
“Para seguir bajando la tasa de mortalidad de los prematuros estamos trabajando en la puesta en marcha acciones concretas como por ejemplo la regionalización perinatal, es decir, concentrar los nacimientos de mayor riesgo en las maternidades de alta complejidad”, afirma González Prieto.
Todos los niños y niñas prematuras de alto riesgo deben continuar en seguimiento hasta al menos los 3 años de vida , momento en que ya se han podido definir las secuelas de mayor impacto, o hasta que se hayan completado exitosamente los tratamientos que se indicaron”, subraya Ortiz, de Unicef Argentina. Y agrega que luego “se deben controlar periódicamente las áreas de desarrollo que se diagnostican más tardíamente, como los trastornos de conducta o del lenguaje. Además, deben recibir evaluaciones psicopedagógicas formales antes de ingresar a la escuela, y continuar con el acompañamiento para prevenir posibles dificultades en el aprendizaje”.
El Hospital Italiano de Buenos Aires es uno de los centros privados que se suma a la celebración de esta “Semana del Prematuro”. “Es necesario posicionar a los nacimientos prematuros como un grave problema de la salud pública en el país y reconocer al prematuro como un ser social con derechos y necesidades de especial atención en salud y educación”, precisaron los expertos.