viernes, 28 de enero de 2011

VIRUS INTRAHOSPITALARIO: UN ENEMIGO SILENCIOSO


Fuente: http://www.notio.com.ar/

por Diego Strauss


Los especialistas consideran que es una epidemia silenciosa y que cada vez mata a más pacientes. ¿Se pueden combatir este tipos de infecciones dentro de un centro médico? La clave: higiene y educación del personal médico y no médico.


Las tasas de infecciones a causa de los virus intrahospitalarios es mucho mayor en los países en vías de desarrollo.
A fines del año pasado, tres bebés recién nacidos murieron en el Hospital Piñero como consecuencia de un virus intrahospitalario que se originó en el Área de Neonatología.
Esta noticia coincide con un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud que indica que las tasas de infección en centros médicos en países en vías de desarrollo son muchos más altas que en hospitales del primer mundo. ¿En que consiste esta infección ¿Es posible prevenirlo en Argentina?
De acuerdo a los expertos consultados, el virus intrahospitalario puede darse por dos razones: un germen resistente a los medicamentos o un contagio por estrafilococo. Justamente esta infección en la piel fue la bacteria que afectó a los bebés que fallecieron en el hospital ubicado en el barrio de Flores. El germen puede haberse extendido por ser resistente también a las drogas o por no haberse respetado las normas de asepsia, situación relativamente común en época de vacaciones por el recambio permanente de personal.
El subdirector del Hospital Piñero, Jorge de Luca, asegura que “los virus que se presentan en hospitales son una realidad de todo el mundo y que el Piñero tomó las medidas de aislamiento para que los otros bebés que estaban siendo atendidos cumplan con todas las medidas de seguridad”.
La OMS realizó un estudio y llegó a la conclusión que las tasas de infección por ejemplo de Argentina son tres veces más altas que en Estados Unidos. Aseguran que estas infecciones pueden prolongar la estadía en un hospital, causar discapacidad a largo plazo, aumentar la resistencia a medicamentos esenciales e incluso llegar a la muerte. Por este motivo los investigadores afirman que las medidas simples y de bajo costo como mejor higiene de manos, vigilancia y educación para el personal médico podrían hacer una enorme diferencia para combatir el virus intrahospitalario.

Seguridad del paciente

Hace 8 años, la Organización Mundial de la Salud conformó la Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente, una iniciativa que nació bajo el lema “Ante todo no hacer daño” y se propuso como objetivo brindar garantías a todas las personas que ingresan a los centros de salud con una meta definida y bien clara: implementar políticas sanitarias que contribuyan a reducir enfermedades y las consecuencias generales que pueden presentarse después de una internación.
A partir de esto se originó una tendencia de los hospitales de todo el mundo en poner el foco en las infecciones intra hospitalarias y desde 2008 en Argentina funciona una ONG que se llama “Paradigma XXI” que trabaja en el cuidado de las personas dentro de un hospital que tiene como función primordial fomentar la concientización sobre cuáles son los derechos y las obligaciones tanto de médicos como pacientes.
El Hospital Rawson de San Juan fue pionero en trabajar en las infecciones intrahospitalarias y desde el sector de Infectología se creó un sistema de vigilancia para determinar la cantidad de casos ocurridos y las causas. “Es una epidemia silenciosa difícil de combatir y el contagio no discrimina escalas sociales. Se registran casos en hospitales públicos como privados y consideramos que la principal causa es la falta de higiene, asegura Sandra Ferrari, médica del hospital de la región cuyana.
Ariel Palacios es el responsable operativo de Seguridad del Paciente del Hospital Universitario Austral y cuenta por qué se sumaron a esta corriente mundial. “Hay un comité que está integrado por un equipo multidisciplinario, encabezado por los directores de la institución que lleva adelante la elaboración y el monitoreo de estrategias específicas tendientes a la identificación de eventos peligrosos pero también a la reducción de riesgos y el análisis de los errores”.
Dentro de las principales medidas los especialistas cuentan que el lavado de manos, la utilización de elementos de protección y la limpieza del ambiente y la superficie son las prioridades. “Es fundamental dentro de un Hospital el área del Control de Infecciones. Este servicio tiene que proveer y promover una atención segura principalmente para el paciente aunque también para su familia y las visitas que recibe en el hospital, asegura el doctor Jorge de Luca.
Según un informe de la Universidad Nacional de la Plata las infecciones más frecuentes son las asociadas al catéter, la neumonía y las relacionadas con la práctica quirúrgica. Pero el dato más aterrador es que en Argentina el 20% de los afectados fallece, sobre todo si tiene las defensas bajas por la enfermedad que motivó la internación.
“Dentro de este contexto, nuestra labor es la permanente capacitación del personal médico y no médico a la cual se le brindan múltiples herramientas para que puedan ser puestas en práctica con el fin de reducir los riesgos que se pueden originar por la atención” asegura Ariel Palacios.