miércoles, 7 de septiembre de 2011

DESCUBREN POR QUÉ ALGUNAS BACTERIAS SE HACEN RESISTENTES A LOS ANTIBIÓTICOS

 Fuente: miradaprofesional.com
En tiempos que el mundo sigue con alarma la aparición de cada vez más “súper bacterias”, que resisten los principales antibióticos conocidos, un trabajo de científicos del Consejo de Investigación Médica de Inglaterra (MRC) genera expectativa en la comunidad internacional. Es que este grupo descubrió el mecanismo por lo que aparece la resistencia microbiana, lo que ayudará a los investigadores farmacológicos en la búsqueda de medicamentos más efectivos.


Según explican varios medios europeos, los expertos del MRC descubrieron la estructura de la NDM-1 o “metalo-beta-lactamasa 1 de Nueva Delhi”, que hace a las bacterias resistentes prácticamente a todos los antibióticos, incluidos los de la clase más poderosa. Esta enzima surgió en India hace más de tres años y se ha expandido por el mundo.

La misma tiene la capacidad de descomponer un antibiótico y volverlo ineficaz, y fue hallada en una amplia variedad de microbios, incluidos patógenos tan comunes como la Escherichia coli. "La NDM-1 es una amenaza seria para la salud humana. La enzima que porta es capaz de degradar muchas formas de antibiótico y volverlos inútiles", indicó en su estudio Simon Phillips, director del complejo de investigación del MRC en Harwell, en el centro de Inglaterra.

"Además, el gen de la NDM-1 puede transmitirse entre diferentes bacterias, por lo que puede expandirse rápidamente en la población y generar resistencia a fármacos en distintas enfermedades", añadió. Los resultados del estudio fueron publicados en la revista online Acta Crystallographica Section F: Structural Biology and Crystallization Communications.
En los últimos años ha surgido una preocupación creciente de que la utilidad de los antibióticos pueda volverse nula, dado que las bacterias que causan enfermedades cada vez son más resistentes a estos medicamentos. Más de 25.000 personas mueren cada año en la Unión Europea por infecciones bacterianas capaces de evadir incluso a los antibióticos más nuevos y poderosos.

No hay nuevos medicamentos en el horizonte de los próximos cinco o seis años para combatir la NDM-1, y algunos científicos están preocupados porque sólo algunas compañías importantes, como Pfizer, Merck, GlaxoSmithKline y AstraZeneca, cuentan con programas importantes de desarrollo de antibióticos.

"Identificar la estructura de la NDM-1 es un paso clave para asegurar que el desarrollo farmacológico se base en una comprensión acabada de los mecanismos de la resistencia bacteriana a los antibióticos", señaló Sharon Peacock, miembro del comité de infecciones e inmunidad del MRC.