lunes, 12 de septiembre de 2011

PREOCUPAN LAS VENTAS DE MEDICAMENTOS POR INTERNET

RIESGOS PARA LA SALUD PUBLICA
Fuente: www.lanueva.com

Las autoridades sanitarias recomiendan evitar la compra de remedios que no se expendan por las vías legítimas de comercialización.

Douglas Javier León
"La Nueva Provincia"

     El aumento de las ventas de medicamentos por Internet encendió la alarma tanto a nivel nacional como local.
     El viceministro de Salud de la Nación, Gabriel Yedlin, afirmó que se trata de una práctica ilegal, desleal y, sobre todo, peligrosa para la salud de la población.
     Esta modalidad de comercialización motivó al médico y concejal del bloque FPV, Esteban Obiol, a presentar un proyecto de resolución pidiendo que se reúna el Consejo Local de Políticas Sanitarias, conformado por representantes de entes públicos y privados de la ciudad vinculados a la Salud, para que se analice el impacto que la actividad puede generar en la población.

     "En mi consultorio, muchas personas me hacen comentarios sobre cosas que leen en Internet o incluso me confiesan que se han automedicado confiando en informes publicados en la web. Por el contrario, no me dijeron haber comprado fármacos que requieren recetas por esa vía, pero es sabido que esa práctica está proliferando. Debemos estar atentos para evitar los problemas de un mercado desregulado, que no ofrece ningún tipo de garantías", señaló Obiol.
     El concejal comentó que hay estudios que demostraron que el 62% de los productos ofrecidos son falsos o de mala calidad.
     "Según datos del Colegio de Farmacéuticos de la ciudad de Buenos Aires, en el país hay cerca de 300 páginas que ofertan fármacos sin ningún tipo de control. A su vez, uno de los más pedidos es un antiinflamatorio que se utiliza con fines abortivos", dijo.
     Desde el Colegio de Farmacéuticos de Bahía Blanca, su titular Silvia Godoy expresó que es frecuente la compra por Internet, incluso de aquellos medicamentos que por su condición de "venta bajo receta" o "venta bajo receta archivada" no deberían ser adquiridos por este medio.
     Godoy comentó que en los mostradores de las farmacias locales los pacientes comentan esa práctica.
     "En los mejores casos consultan y en otros se exponen a situaciones equívocas, a la utilización inapropiada de drogas, a la automedicación con medicación potencialmente peligrosa, donde el paciente confía en que lo que le enviaron tiene los principios activos que declara y pertenece a un laboratorio fehaciente, cuando se estima que el porcentaje de productos falsificados y mal habidos van a parar a Internet", señaló.
Desvirtuado.
     Godoy comentó que representantes del ANMAT, como autoridad sanitaria en el país, se reunirán con el gobierno nacional para comenzar a discutir un programa que impida este tipo de actividades.
     "Si bien a fines de los '90 se autorizó la publicación de información responsable de medicamentos por Internet, ahora eso se desvirtuó y este medio se toma atribuciones que no le corresponden, jugando con la credulidad de la población.
     "Mucha gente cree que Internet es un medio seguro y, con frecuencia, cuando va a reclamar, se encuentra con que ya no existe la página mediante la cual compró el medicamento", dijo.

Prohibido. La ley nacional 16.463 prohíbe toda forma de anuncio al público de los productos cuyo expendio sólo se autorice bajo receta. Ello se complementa con la disposición 4980/2005 de la ANMAT, que establece que Internet no podrá utilizarse como un mecanismo de venta directa de especialidades medicinales y medicamentos fitoterápicos de venta libre.

Encima, recetas sin ver al paciente
     "En Internet tenemos una situación en la que médicos recetan a pacientes que no vieron. Localmente no me consta, pero sí es frecuente el autodiagnóstico donde el paciente, según su criterio, envía la descripción de algún síntoma por Internet, que no es igual a la lectura que puede hacer un profesional, y obtiene el tratamiento obviando la importante entrevista y relación médico-paciente", sostuvo Godoy.
     El Colegio subrayó que dos de los canales inhabilitados para la venta son las páginas web y los que se promocionan en avisos clasificados.
     "Antes de clickear enter para efectuar una compra, debería recordarse, más que nunca, la premisa `consulte a su médico o farmacéutico', porque la sociedad prepara al primero para diagnosticar y prescribir, y especializa al segundo en medicamentos", concluyó.