lunes, 13 de enero de 2014

IDENTIFICAN UNA POBLACIÓN DE CÉLULAS MADRE DONDE RESISTE EL VIH PESE AL TRATAMIENTO

MADRID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -
Aunque la terapia antiviral (ATR) contra el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) suprime la replicación viral y permite a las personas infectadas llevar una vida relativamente sana durante muchos años, el virus persiste en el cuerpo y la replicación se reanuda si se interrumpe el tratamiento. Ahora, investigadores del Hospital General de Massachusetts (MGH, en sus siglas en inglés) y el Instituto Ragon de MGH, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, en inglés) y Harvard, en Estados Unidos, han encontrado que el virus se esconde en un pequeño grupo de células T recientemente identificadas con propiedades similares a las de las células madre.

"La mayoría de las células humanas son de corta duración, por lo que no está claro cómo el VIH se las arregla para instalarse durante décadas a pesar del muy eficaz tratamiento antiviral", explica Mathias Lichterfeld, de la División de Enfermedades Infecciosas del MGH y autor del informe que se publica en la edición digital de la revista 'Nature Medicine'.
"Esta pregunta llevó a la hipótesis de que el VIH puede infectar a las células madre, las células más duraderas en el cuerpo, pero las células madre tradicionales específicas de los órganos, incluso los que dan origen a todas las células inmunes y la sangre, son resistentes a la infección por VIH. Hemos descubierto que un nuevo grupo de células T, llamadas células madre T de memoria, son susceptibles al VIH y probablemente representan el nicho celular duradero más larga para el virus", informa este experto.

El VIH tiene un impacto tan devastador en el sistema inmunológico humano porque infecta las células T CD4 +, que normalmente dirigen y apoyan las actividades de lucha contra la infección de otras células inmunes. Varios subtipos de células T CD4 tienen diferentes funciones y todas son capaces de ser infectadas por el VIH, aunque el tratamiento antiviral evita el replicamiento del virus.
La mayoría de estas células T CD4 son de corta duración y mueren relativamente pronto. Lo que es característico de las células madre de la memoria T CD4 es su capacidad de vivir durante décadas, mientras que da lugar a varios subgrupos de células T. Por lo tanto, las células madre de memoria T infectadas por el VIH podrían regenerar continuamente nuevas células infectadas por el VIH, alimentando el fuego de la persistencia del VIH en el cuerpo humano.
El equipo de esta investigación encontró que las células madre T de memoria expresan CD4 y CCR5, las proteínas receptoras utilizadas por el VIH entre en las células, lo que sugiere que estas células de larga vida pueden ser el largamente buscado reservorio del VIH. A continuación, vieron que estas células pueden ser infectadas fácilmente con el VIH, algo que fue inesperado ya que las células madre tradicionales resisten la infección por VIH. También hallaron que los niveles de ADN del VIH en los pacientes que recibieron tratamiento antiviral a largo plazo fueron más altos en las células madre T de memoria.
Muestras de sangre que habían sido tomadas de pacientes poco después de la infección inicial y varios años más tarde revelaron que las secuencias virales que se encuentran en las células madre T de memoria después de entre seis y diez años de tratamiento fueron similares a las encontrados en las células T circulantes poco después de la infección, lo que indica que el VIH persistió relativamente sin cambios en las células madre T de memoria. Además, la cantidad de ADN del VIH en estas células se mantuvo relativamente estable en el tiempo, incluso después de un tratamiento a largo plazo que hace disminuir los niveles virales en otros subconjuntos de células T.
"La identificación de los reservorios para la persistencia del VIH es un paso crítico para el desarrollo de intervenciones que pueden inducir una remisión a largo plazo, sin la necesidad de medicación antiviral, o posiblemente eliminar el virus por completo", valora Lichterfeld, profesor asistente de Medicina en la Facultad de Medicina de Harvard. "A pesar de que está siendo difícil conseguir una verdadera cura para el VIH, no es imposible", concluye.