martes, 20 de marzo de 2012

CLÍNICAS Y SANATORIOS AMENAZAN CON CORTAR LA ATENCIÓN A LOS AFILIADOS DE PREPAGAS

 Fuente: miradaprofesional.com
BUENOS AIRES: Los prestadores de las empresas quieren que se les pague un 5,5% extra correspondiente a 2011. Pero las firmas dicen que el Gobierno todavía no autorizó un alza de tarifas. Por Matías Bonelli. El Cronista Comercial, martes 20 de marzo de 2012.
Guillermo Moreno no permite aumentar a las prepagas. Las empresas entonces se niegan a pagar más a sus prestadores. Y las clínicas y sanatorios amenazan con cortar desde mañana el servicio a los afiliados a la medicina privada.


En tan sólo tres frases se puede describir una situación que se veía venir desde fines del año pasado, cuando las empresas de medicina prepaga ya vislumbraban los inconvenientes que tendrían para implementar el aumento de las cuotas arreglado con el Gobierno.

El monto por el que se discute es del 5,5%, y forma parte de los acuerdos salariales de 2011. Del 33,3% que se había pactado como incremento salarial para los trabajadores de Sanidad, sólo resta la aplicación de ese 5,5% que ahora generó el litigio.

El panorama actual es complejo y tiene como punto destacado que a partir de mañana los afiliados a las prepagas encontrarán inconvenientes para ser atendidos en algunos centros de salud que no son propiedad de las prepagas. “Desde hace no menos de 15 días que esperamos una respuesta por parte de las prepagas y no tenemos nada. Las compañías ya fueron advertidas de que esto iba a ocurrir y ahora llevaremos a cabo la medida”, sostuvieron los prestadores a El Cronista.

La puesta en marcha de este plan tendrá distintas frecuencias, y se irá sucediendo a lo largo de toda la semana en forma progresiva. La idea es que se repita en caso de que durante los próximos días no obtengan una respuesta positiva. Tendrá como epicentro entre 25 y 30 centros de salud (entre clínicas, sanatorios y centros de diagnóstico), es decir aquellos que concentran el mayor caudal de pacientes.

De acuerdo con los tiempos que había dispuesto en su momento el propio Gobierno, los plazos ya se corrieron.

En su edición del 14 de febrero pasado, El Cronista anticipó que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, había solicitado a las empresas de medicina prepaga que presentara un informe completo son su estructura de costos, de modo de estudiar caso por caso y aprobar “o no” el alza en las cuotas. El plazo para cumplir con esto era el 17 de febrero, y luego Moreno se tomaría un lapso máximo de 15 días para determinar los incrementos.

Esa documentación fue enviada por las compañías, aunque todavía no recibieron novedades el respecto.

Si se hubieran respetado los tiempos pactados en un comienzo, las subas en las cuotas “y como consecuencia las tarifas que cobran los prestadores a las prepagas” habrían comenzado a correr entre fines de marzo y comienzos de abril.
Según pudo saber El Cronista, en caso de que Moreno finalmente de su OK la aplicación de los incrementos podría ser de forma inmediata, ya que las empresas del sector ya enviaron a sus afiliados las cartas correspondientes anticipándoles los movimientos.

En medio de esto, durante los últimos días los prestadores intentaron que las prepagas les entregaran esa suba, mientras aguardaban por el visto bueno del Gobierno. Pero esa propuesta tampoco tuvo éxito, por lo que ahora se avanzó con las medidas de fuerza.

Las últimas reuniones del sector de la Salud con Moreno, en febrero pasado, se realizaron en tres tandas. De la primera participaron la Cámara de Instituciones Médico Asistenciales y OSDE, en tanto que a la segunda asistieron la Asociación de Entidades de Medicina Privada (Ademp) y los hospitales de comunidad. Luego fue el turno de los proveedores de las empresas de medicina privada.