viernes, 9 de marzo de 2012

CRISIS EN LA SALUD PORTEÑA: OTRA VEZ POLÉMICA EN EL BORDA

 Fuente: miradaprofesional.com
CAPITAL FEDERAL: Desde la oposición volvieron a cargar por el estado del neuropsiquiátrico. Legisladores denunciaron la demolición de una zona donde funcionaba un taller de panadería. Dicen que se perfila un “negocio inmobiliario”. 
Esta semana, otra vez hubo fuertes críticas de la oposición por el estado del hospital Borda, el neuropsiquiátrico de la ciudad de Buenos Aires que hace casi un año está sin gas. En este caso, hubo quejas por la demolición de un lugar donde funcionaba un taller de panadería. Aseguran que la estrategia es parte de un “negocio inmobiliario” que quiere hacer el jefe de gobierno porteño.


La semana pasada, se conoció que el gobierno de la Ciudad comenzó a demoler parte del lugar donde funcionaba la panadería-taller del nosocomio. Por esto, el diputado Jorge Selser (Partido Socialista Auténtico) presentó un pedido de informe ante la Legislatura porteña. Allí, se denuncia que allí se construiría un estacionamiento para el nuevo centro cívico de Barracas, dejando de lado este espacio, donde los internos realizan tareas y se abastece con su producción a comedores populares.

“El proceder por parte del Gobierno de la Ciudad, llevando adelante una acción totalmente inconsulta, perjudica a los trabajadores e internos, ya que se los ha desalojado sin previo aviso y no se les ha asignado un nuevo espacio para seguir desarrollando su trabajo”, dijo Selser.

Por su parte, en asamblea, los trabajadores decidieron impedir que se continúen las obras, por eso pidieron a los operarios de las máquinas que estaban trabajando en un estudio de suelo que se retirarán.

“El jefe de Gobierno no respeta a los trabajadores ni los internos y demuele sin pensar en las consecuencias, como siempre prioriza los negocios inmobiliarios", dijo Selser. El legislador agregó que “presenté a la legislatura de la Ciudad un pedido de informe para que el Ejecutivo informe al cuerpo los motivos y objetivos de la demolición y también las razones por las cuales no existió un preaviso a los trabajadores que desempeñan sus tareas en dicho espacio”.
Por su parte, la diputada porteña María Elena Naddeo calificó de muy preocupante la actitud del jefe de gobierno porteño pese a que en su momento había asegurado “que no iban a tocar las tierras del borde del Moyano”.

Sin embargo, “en la práctica el primer paso ya implica el desmantelamiento literal con topadoras de un taller de dispositivos alternativos para la resocialización y el trabajo en comunidad de los pacientes”. Naddeo aseguró que “demolieron el espacio que tienen sin consulta y sin ninguna propuesta de reubicación”