lunes, 26 de marzo de 2012

EL USO DE DROGAS INYECTABLES REDUCE SENSIBLEMENTE LA RESPUESTA A LA TERAPIA ANTIRRETROVIRAL EN MUJERES CON VIH

Fuente: www.portalsida.org El uso de drogas inyectables reduce sensiblemente la respuesta a la terapia antirretroviral en mujeres con VIH
El riesgo de muerte también se ve incrementado en esta población.

Los usuarios de drogas inyectables (UDI) que empiezan el tratamiento antirretroviral han mostrado, en diversos estudios, peores tasas de respuesta y mayores tasas de rebrote viral que aquellas personas que no emplean este tipo de sustancias. Dichos problemas todavía son más marcados en mujeres usuarias de este tipo de drogas, las cuales, además, presentan una tasa de mortalidad superior a la de los hombres.


Numerosos ensayos realizados en países ricos indican que las tasas de respuesta a los antirretrovirales difieren entre mujeres y hombres, con una cierta tendencia favorable hacia la población femenina en los estudios más recientes, aunque los resultados varían mucho en función de las diferentes poblaciones evaluadas, de los diseños de los ensayos y de los países donde se realizan. El uso de drogas inyectables puede generar diferencias de género y relativas al desarrollo de un control adecuado de la infección por VIH.

Con estos antecedentes y dado que el empleo de este tipo de drogas está emergiendo como un importante factor de riesgo de contraer el VIH en Canadá, un equipo de investigadores de este país llevó a cabo un estudio, presentado la semana pasada en el I Taller Internacional sobre VIH y Mujeres, celebrado en Washington DC (EE UU), en el que se evaluaron los datos relativos a las tasas de respuesta y rebrote viral en hombres y mujeres con un historial de uso de drogas inyectables pertenecientes a la cohorte CANOC [Cohorte Observacional Canadiense, en sus siglas en inglés], que incluye a todas las personas tratadas con antirretrovirales de la Columbia Británica y algunas de Ontario y Quebec.

Los criterios de inclusión en el ensayo fueron contar con, al menos, una medición de la carga viral tras el comienzo de la terapia antirretroviral de primera línea el 1 de enero del año 2000 o en una fecha posterior, además de datos relativos a recuentos de CD4 y carga viral antes de iniciar el tratamiento. Los investigadores definieron supresión viral como el hecho de presentar carga viral indetectable en dos análisis consecutivos tras empezar la terapia, y rebrote viral, una viremia superior a 1.000 copias/mL tras haber experimentado supresión viral. El estudio comparó los resultados de 4 grupos: mujeres UDI, hombres UDI, mujeres no usuarias de drogas inyectables y hombres no usuarios de dichas drogas.

El estudio incluyó a 3.902 personas, de las cuales el 21% eran mujeres. La mediana de la edad era de 40 años. El 48% de los participantes vivían en la Columbia Británica, el 27% en Ontario y el 26% en Quebec.

En la visita inicial, una mayor proporción de mujeres que de hombres presentaban un historial de uso de drogas inyectables (27% y 17%, respectivamente; p <0,001).

En conjunto, las mujeres eran más jóvenes que los hombres (36 y 41 años, respectivamente; p <0,001), presentaban recuentos inferiores de CD4 (mediana de 199 y 180 células/mm3, de forma respectiva) y niveles menores de carga viral (mediana de 50.000 y de 100.000 copias/mL, respectivamente).

Una proporción más alta de hombres que de mujeres se hallaba en fase de sida al inicio del tratamiento (15 y 11%, de forma respectiva; p= 0,003). La mediana del seguimiento fue de 37 meses.

Los autores del ensayo diseñaron un modelo multivariable que tuvo en cuenta la edad, lugar de procedencia, recuento inicial de CD4, viremia inicial, tasa de realización de pruebas de carga viral, año de comienzo del tratamiento anti-VIH y uso de un tercer fármaco en el régimen.

En el análisis, los hombres usuarios de drogas inyectables presentaron una probabilidad un 25% inferior de alcanzar una carga viral indetectable que los no usuarios de dichas drogas (cociente de riesgo ajustado [CRA]: 0,74; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 0,66 - 0,83; p <0,001). Las mujeres usuarias de drogas inyectables, por su parte, mostraron una probabilidad de lograr una carga viral indetectable aproximadamente un 50% inferior a la de los hombres no usuarios de estas drogas (CRA: 0,51; IC95%: 0,42-0,61; p <0,001).

Las tasas de supresión viral fueron similares entre mujeres y hombres que no emplean este tipo de sustancias.

Los hombres UDI prácticamente doblaron la probabilidad de los que no utilizan este tipo de drogas de padecer rebrote viral (CRA: 1,96; IC95%: 1,52-2,53; p <0,001), mientras que en el caso de las mujeres UDI, al ser comparadas con hombres que no emplean dichas drogas, la probabilidad casi se triplicó (CRA: 2,96; IC95%: 2,15-4,08; p <0,001). Las mujeres no usuarias de este tipo de drogas presentaron una probabilidad un 40% superior a la de hombres no UDI de padecer rebrote viral (CRA: 1,40; IC95%: 1,08-1,83; p= 0,013).

Los usuarios de drogas inyectables tuvieron un riesgo de muerte un 64% superior al aquellos que no las utilizan (CRA: 1,64; IC95%: 1,24-2,16; p <0,001), mientras que las usuarias de este tipo de drogas mostraron un riesgo de muerte un 77% superior al de los hombres que no las emplean (CRA: 1,77; IC95%: 1,22-2,57; p= 0,003). No se observaron diferencias en cuanto al riesgo de mortalidad entre mujeres y hombres no usuarios de este tipo de drogas.

Los autores del estudio destacaron el importante perjuicio que la utilización de drogas inyectables supone para las mujeres con VIH, ya que incrementa la probabilidad de que estas no alcancen la supresión viral, de que experimenten un rebrote viral y de muerte.

Fuente: NATAP.
Referencia: Cescon AM, Palmer AK, Chan K, et al. Women with a history of injection drug use at greatest risk for poorer clinical outcomes in a cohort of HIV-positive individuals in Canada. 1st International Workshop on HIV and Women. January 10-11, 2011. Washington, DC. Abstract O_12.
Fecha de noticia: 20 enero 2011
Fuente: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt)
Autor: Francesc Martínez
Contribuyente: Moderación PortalSIDA
Contribuído el: 20 enero 2011