viernes, 1 de abril de 2011

AVANCES EN IMPLANTE COCLEAR

Fuente: lacapital.com.ar

Una nena podrá escuchar tras una inédita cirugía en el hospital Vilela

Por Florencia O’Keeffe / La Capital
Por primera vez en la salud pública municipal se colocó un implante coclear, un dispositivo que se indica a aquellas personas con problemas de audición en los que no fue suficiente el uso de audífonos. La intervención se realizó en el Hospital Víctor J. Vilela a una nena de 4 años con síndrome de Mondini, una enfermedad congénita del oído interno que le impide escuchar normalmente.
En Rosario hay unas 240 personas con este tipo de implantes. Los primeros en la ciudad se realizaron hace 17 años, y siempre en el sector privado. Si bien la mayoría de las obras sociales y empresas de medicina prepaga los reconocen a sus afiliados, se trata de una operación con un costo superior a los 18 mil dólares.
Héctor Ruiz, el cirujano que llevó adelante la intervención en el Vilela, dijo ayer a LaCapital que "es un hito para la salud local que se haya realizado una cirugía de estas características" y explicó que el implante "permitirá que los electrodos que se colocaron trasmitan impulsos eléctricos directamente al nervio auditivo para que la criatura comience a percibir sonidos".

El especialista en otorrinolaringología mencionó que fue una intervención "compleja" que duró más de cuatro horas y requirió la participación de un numeroso equipo de profesionales por las características de la enfermedad de la paciente.
La fonoaudióloga María Eugenia Ares, quien estuvo durante la operación y conoce a la niña desde el diagnóstico —que se realizó en el Cemar—, destacó que la colocación del implante fue exitosa y que la telemetría (estudio que se hace al terminar la intervención para chequear el resultado) dio bien.
Agregó que habrá que esperar un mes para volver a "encender" el aparato y comenzar con el proceso de rehabilitación: "La nena va a tener que aprender a escuchar, es un largo camino, pero esto sólo era posible si lográbamos el implante", enfatizó.
Detección precoz. Según las estadísticas mundiales, uno de cada mil nacidos vivos tiene alguna dificultad auditiva que se puede detectar en los primeros días o meses de vida con un sencillo estudio denominado otoemisiones acústicas. Si bien hace años que existe una ley nacional que obliga a todas las maternidades públicas y privadas a realizar el estudio correspondiente para saber si el bebé escucha con normalidad, hace sólo tres días que la provincia adhirió a esta ley.
En Rosario, desde 1996 funciona el Programa de Atención al Discapacitado Auditivo, que permite evaluar el nivel de audición de los niños que nacen en las maternidades públicas y ofrecerles tratamientos a los que lo necesitan. "Hasta ahora no contábamos con la alternativa del implante, que es imprescindible para el normal desarrollo de muchos niños", enfatizó Ares. En los últimos tres meses se detectaron en Rosario gracias a este programa 10 niños con hipoacusia.
Ruiz, en tanto, señaló la importancia de que los padres exijan la realización de este estudio. "Un chico cuya dificultad auditiva es diagnosticada apenas nace y que es estimulado con un audífono, o se le coloca si es necesario un implante, llegará al preescolar con posibilidades similares a las de uno que escucha normalmente", ejemplificó el médico.
Caso complejo
El caso tiene poco antecedentes en el país, por las características de la enfermedad que produjo la sordera. "Presenté la historia de esta nena en un congreso en Australia, por las dificultades que representaba para la cirugía. Mis colegas aplaudieron la decisión de colocarle el implante", dijo Ruiz, y agregó: "Todo salió bien; un logro para todo el equipo médico".