miércoles, 20 de abril de 2011

DERECHO A VIVIR, DERECHO A MORIR

 Fuente: atlantico.net
La futura legislación sobre cuidados paliativos genera un profundo desencuentro entre los parlamentarios gallegos
Héctor Díaz. Madrid - 18-04-2011
El Gobierno lleva meses trabajando en una Ley que tiene como objetivo regular el derecho a la muerte digna de los enfermos terminales, es decir que se puedan usar los medios necesarios para que estos pacientes terminen su vida sin dolor.

El cómo y el hasta cuándo de los cuidados paliativos centran la discusión. (Foto: archivo)
Se trata de una Ley controvertida sobre la que no existe consenso. De hecho, la senadora del PP Carmen Leyte afirma que no es necesaria y en su lugar propone garantizar el cumplimiento de la Ley de Autonomía del Paciente y el testamento vital. 'La apuesta del PP es por una vida digna hasta el final. Lo que queremos es que se garanticen los cuidados paliativos con los mismos criterios en todo el sistema nacional de salud y que para esos cuidados paliativos se coordine la dependencia y el sistema de salud sanitario'.

Por su parte, el diputado socialista Alberto Fidalgo defiende una ley de este tipo por la propia dignidad de la personas. 'La dignidad de la vida es consustancial a la propia condición humana, un legítimo derecho amparado por la Constitución y una aspiración de las personas hasta el final de sus días'. Por tanto, Fidalgo expone que es necesario evitar en lo posible el sufrimiento al final de la vida, porque pone en cuestión la propia dignidad, y por eso defiende la existencia de una ley específica como la que el Gobierno está elaborando actualmente'.


Desde el BNG, Olaia Fernández Davila, recuerda que su partido ha presentado diferentes iniciativas dirigidas a garantizar una muerte digna y por tanto, el derecho de las personas a una muerte asistida. Olaia Fernández afirma que cuando una persona pide una solución de este tipo lo hace porque su vida se ha vuelto 'precaria, dolorosa, dependente e tráxica'. Se pregunta la portavoz del BNG porqué las personas son tan compasivas con los animales que sufren y no lo son con sus semejantes.


DEFINIR LOS LÍMITES
Una de las causas que dificulta el consenso entre los partidos políticos es el límite entre cuidados paliativos y eutanasia. En este sentido Carmen Leyte muestra su preocupación por el 'oscurantismo' con el que el Gobierno está trabajando en el tema, aunque adelanta la senadora ourensana que 'en caso de que se trate de un encubrimiento para autorizar la eutanasia el PP votará en contra'. Añade que es un tema que debe ser tratado 'con luz y taquígrafos' porque afecta a todas las personas por igual.


Alberto Fidalgo no comparte los temores del PP y matiza que mientras la eutanasia viene definida por una petición expresa de una persona que solicita que unos profesionales médicos faciliten su muerte, en el caso de la futura ley de cuidados paliativos pretende por el contrario 'reforzar y garantizar los derechos y dignidad de las personas en el proceso final de la vida'.

Finalmente, Olaia Fernández defiende el derecho de las personas a decidir y se pregunta '¿están máis garantidos os dereitos dos pacientes cando se lle impón unha vida 'asistida' que cando se lles axuda dignamente a morrer?'. Responde que la vida asistida es un martirio inhumano.