lunes, 4 de abril de 2011

EL DEFENSOR DEL PUEBLO CENSURA LA FALTA DE INTIMIDAD DE LOS PACIENTES CON SIDA

 Fuente: eldia.es
Las quejas presentadas por UNAPRO (Unión para la Ayuda y Protección de las personas afectadas por VIH/ sida) por vulneración del derecho a la intimidad de los pacientes con esta enfermedad en el Servicio Canario de Salud ha encontrado una respuesta positiva por parte del Defensor del Pueblo que considera probado que, en al menos dos de los cuatro casos denunciados, "la atención no se efectuó con las garantías que deben presidir la confidencialidad de toda información relacionada con sus procesos de enfermedad y con su estancia en instituciones sanitarias, inadecuación que permitió que terceras personas pudieran conocer la enfermedad que afecta a estas personas".


En este sentido, el Defensor del Pueblo ha hecho llegar una recomendación a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias en las que "en orden a que se dicten las instrucciones oportunas y tendentes a que los centros sanitarios implicados en la atención a las personas extremen las medidas establecidas en el derecho a la intimidad como derecho fundamental y, singularmente, respecto a los criterios que presiden la organización asistencial, al objeto de garantizar la confidencialidad de toda la información relacionada con los procesos de los pacientes afectados por VIH/Sida".
Tal y como recuerda el presidente de UNAPRO, Nicolás García Molina, "las mismas quejas sobre las que ahora se ha pronunciado el Defensor del Pueblo se presentaron en la misma fecha en la oficina de del Diputado del Común de Canarias y en la Oficina de Defensa de los Derechos de los Usuarios Sanitarios de Canaria, sin que ninguno de ellos contestado al requerimiento presentado hasta la fecha".
Asimismo, desde Unapro aseguran discrepar de la aclaraciones formuladas por la Consejería de Sanidad al Defensor del Pueblo, "ya que solo reconoce la vulnerabilidad de la confidencialidad en el ámbito de las urgencias hospitalarias" y recuerda que el Defensor del Pueblo ha propuesto activar un protocolo de actuación en donde prime la confidencialidad y el trato individualizado en los cubículos de urgencias.
Precisamente el organismo nacional considera probado, en base a los informes de la Consejería, que en los servicios de urgencias de Canarias se vulnera la confidencialidad del paciente, "puesto que los profesionales recaban datos de una persona preguntándole sobre su estado de salud y las posibles enfermedades contagiosas que tiene en un cubículo con dos pacientes en camas próximas la una a la otra y tan solo separadas por una cortina".
Unapro ha manifestado que "continuará exteriorizando en los organismos estatales y europeos la discriminación que sufren las personas seropositivas en Canarias" y alerta del desmantelamiento del Plan Autonómico de Lucha contra el VIH/ sida "que ha quedado como en un mero departamento de promoción de la salud y distribución de material profiláctico".