miércoles, 29 de junio de 2011

LA LARGA RELACIÓN DE MÉDICO Y PACIENTE AVALA UN CI SUFICIENTE

 Fuente: diariomedico.com
La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha desestimado la reclamación presentada por un paciente que tras una operación de cataratas sufrió un desprendimiento de retina y la pérdida de la visión de un ojo. El afectado acusó a su oftalmólogo de no haberle informado bien sobre los riesgos de la intervención, pues el documento de consentimiento informado (CI) no concretaba la operación que se le practicó.
Treinta años de relación
Sin embargo, el alto tribunal ha desestimado la acusación al señalar que "si bien es cierto que en el texto escrito no figura la intervención concreta que se le iba a efectuar, conocía a qué tipo de intervención se refería, no sólo ya por haber sido paciente del oftalmólogo durante más de treinta años, haber sido intervenido por el mismo cirujano en el ojo derecho de la misma operación, y haber sido intentada la intervención el día 11 del mes anterior, sino porque, a mayor abundamiento, consta debidamente firmado su consentimiento para la aplicación de la anestesia loco-regional, especificando las enfermedades padecidas, posibles alergias, todo ello cumplimentado por el paciente".


De todos los motivos argumentados por el Supremo para refutar la acusación de falta de información destaca el primero, la relación del médico y el paciente, pues vuelve a hacer referencia a esta situación, al señalar que "la larga relación médico-paciente que determina que el paciente, pese a residir en Bilbao, se desplazase cuantas veces fuera necesario a Zaragoza [...] que refleja no ya sólo una confianza consolidada en el tiempo [...] sino que corrobora que cuando el actor suscribió el consentimiento para la intervención conocía perfectamente el tipo de intervención a que iba a ser sometido, sus alternativas, riesgos y posibles consecuencias y secuelas".
De este modo, la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo desmonta el principal motivo de acusación que el paciente presentó contra su oftalmólogo y absuelve al facultativo y a la compañía aseguradora de cualquier responsabilidad en las secuelas que sufre el demandante.

Otra relación que acredita estar informada


El Tribunal Superior de Justicia de La Rioja desestimó la reclamación presentada por la esposa de un médico que reclamaba por la falta de información en una artroscopia. La sentencia señaló que la paciente, en su condición de esposa de un médico, conocía los riesgos de la intervención (ver DM del 27-IV-2011).