viernes, 17 de junio de 2011

PREPAGAS: ¿QUÉ SUCEDE CON LA REGULACIÓN Y QUÉ PASÓ EN OTROS PAÍSES?

Fuente: blogsalud.com

El doctor Roberto Tafani, especialista en economía sanitaria, habla sobre la nueva Ley de prepagas.
Con el impulso del oficialismo y el respaldo de la mayor parte de la oposición, la Cámara de Diputados convirtió en ley la regulación del sistema de medicina prepaga , que contempla nuevos beneficios para los usuarios, pero que es resistida por las más importantes empresas del sector.
Entre otros cambios, la ley impide a las empresas de medicina prepaga rechazar la afiliación de personas con enfermedades preexistentes. La edad no puede ser un criterio para rechazar la admisión, y a los mayores de 65 años, con diez años de antigüedad como afiliados, no se les puede aumentar la cuota.
El doctor Roberto Tafani, especialista en economía sanitaria, accedió a una entrevista con ON24 y habla sobre la nueva Ley de prepagas y el efecto que la misma tendrá en el sector.


- ¿La Ley establece una segmentación entre las grades y pequeñas prepagas?
- Hoy existe una segmentación, la Ley plantea un marco regulatorio que si hay una prepaga con menos de 5.000 afiliados y solo trabaja en una localidad, tiene un régimen distinto al resto. La otra parte de la segmentación la establece la regulación.
El consejo es que las empresas de medicina prepaga se organicen y participen porque sino el criterio de segmentación, que puede tener un impacto a futuro en las variables económicas como costos e ingresos, va a ser dictaminado unilateralmente por el Gobierno. Es importante que el marco de la reglamentación se haga en una mesa donde participen todos los agentes y en especial las empresas de medicina.
- ¿Económicamente cómo afecta la nueva reglamentación al sistema de prepagas?
- El Gobierno va a controlar los precios, el aumento de los mismos y el costo medido por los aranceles que pagan los prestadores. El control no solo va a pasar por el listado de las enfermedades preexistentes, sino también por el costo que se le debe pagar por esas enfermedades.
A esas regulaciones la va a establecer una comisión permanente que está compuesta por el ministerio de Economía y la Superintendencia de Seguros de Salud. Lo que esto significa, es que al sector de la medicina prepaga se le ha puesto un control de precios. De un lado va a estar guillermo Moreno y del otro Hugo Moyano, se forma un “M y M”, con el cual las prepagas están en una pinza rompe nueces.
Esto significa que el margen de contribución va a disminuir, los ingresos que tiene por cuota de afiliación van a ser controlados, los costos serán licitados por fuera del Gobierno con los aranceles que le tiene que pagar a sus prestadores médicos y la única alternativa que les va a quedar es aumentar el volumen. Es una medida que llevará en el futuro a una mayor asociación con obras sociales y a la concentración teniendo menos prepagas y más grandes.
- ¿Cómo afecta económicamente la reglamentación a las empresas de medicina prepaga?
- Esta regulación insta a las prepagas a mantener una negociación permanente. Antes de que los llamen debe estar planteando su propia propuesta de enfermedades preexistentes, armando los costos y facilitándole a los funcionarios para que se pueda tomar una decisión inteligente. Si eso no sucede, todos esos ítems los va a establecer unilateralmente el Gobierno fijando una cifra con independencia de los costos. En la medicina local se utilizan muchas drogas importadas, por eso es importante el trabajo previo de costos para presentarlo frente a las autoridades.
¿En qué momento los usuarios podrán afiliarse?
Los usuarios pueden ir en cualquier momento y esto es lo que desnaturaliza el seguro. Una persona ya puede ir con una enfermedad y antes el sistema era prepago, yo pagaba por si me enfermaba. El seguro se manejan con una probabilidad de ocurrencia del evento de riesgo. Con la nueva regulación, el evento ya ocurrió y esto va a desatar, sin lugar a dudas, el desarrollo de muchos juicios. La persona va a pagar por un Fiat 600 y va a querer que le den un Mercedes Benz.
- ¿Cómo puede achicarse la distorsión entre precio y costo?
- En todos los países del mundo que se intentó hacer competencia tomando en cuenta la siniestralidad catastrófica y la cronicidad de los 65 años que es donde se concentra dos tercios de los gastos el gobierno intervino para achicar esa distorsión . En Holanda privatizó y se intentó hacer competencia frente a la siniestralidad catastrófica y fracasó. El Gobierno entendió que debía hacerse cargo y generó un impuesto al cigarrillo y con ese impuesto se potenció la siniestralidad catastrófica.
Si se mira lo que pasa en la Argentina, es lo inverso. El fondo de siniestralidad catastrófica fue mal intervenido, hay sindicalistas presos, los troqueles falsos y de esta manera se le dice a las prepagas háganse cargo. El Gobierno privatiza la siniestralidad catastrófica mostrando su propia incompetencia, alega su propia torpeza.
- ¿Existen casos similares en el mundo tomando en cuenta la nueva Ley?
- Este sistema se ha dado en otros puntos del mundo. En esos países, la empresas de medicina prepaga se querían sacar las personas enfermas de encima. Existía una empresa que le hacia propaganda a su competencia comunicando que la otra compañía tenía los mejores médicos para atender diabéticos, cardiovasculares y otras enfermedades costosas, esto se llama selección de riesgo. La práctica llegó al extremo de pagarle al paciente para que cambie de empresa de medicina prepaga. Se calculaba el flujo de costos a futuro de ese paciente con tal enfermedad y si el tratamiento costaba 3 millones de pesos se le daba un millón al paciente para que éste cambie de empresa. Esto sucedió en algunos países sobre todo de Europa.
- ¿Qué autocrítica debe hacer el sector?
-El sector principalmente no se autorreguló. En segundo lugar, el rubro de medicina prepaga sigue atomizado y no existe una coordinación de empresarios. En tercer lugar no se organizó un sistema integrado donde la prestación médica sea guiada por la organización, acá lo único que se ha hecho es tomar las cuestiones de marketing, ponerlos en lugares accesibles como los Shoppings, pero la parte de avanzar hacia un seguro integrado, dirigido y gestionado con protocolos está muy lejos. Los dueños se cruzaron de manos, hicieron sus negocios y ahora tiene un temporal.
- ¿A dónde se quiere llegar con esta regulación?
- Me parece que acá se proclama una protección a los usuarios, pero uno sabe que el camino al infierno está lleno de buenas intenciones. No hay que mirar lo que se dice sino las consecuencias no buscadas. Esto va a conducir a una mayor integración de prepagas con obras sociales y eso significa que se van a concentrar. El que aumentaría su poder así sería Moyano que maneja la Superintendencia de Seguros y va a ser uno de los ejes controladores.
En este país todo es posible, aquí se revirtió un sistema de AFJP, se pagó un subsidio a la General Motor que estaba quebrando con la plata de los jubilados, todo puede pasar con el sector de las prepagas.
Redacción ON24