domingo, 12 de junio de 2011

MIAMI: PRESENTAN UNA DEMANDA CONTRA LA LEY QUE PROHIBE A LOS MÉDICOS PREGUNTAR SOBRE LA POSESIÓN DE ARMAS



Por Agencia EFE –



Miami, 8 jun (EFE).- Un grupo de médicos, una organización no gubernamental y un grupo de abogados presentaron una demanda contra una ley aprobada por el gobernador de Florida, Rick Scott, que limita la opción de que los médicos puedan preguntar a los pacientes sobre la tenencia de armas de fuego.



La ley, firmada la semana pasada por Scott, prohíbe a los médicos registrar información relativa a la posesión de pistolas por parte de los pacientes y les limita el derecho a preguntar si son propietarios de alguna, a menos que esa información sea relevante para la atención médica que prestan.

El Centro Brady para la Prevención de la Violencia de Pistolas y los otros dos grupos presentaron ayer la demanda en un tribunal de Florida con el objetivo de revocar la ley.

"Restringir la capacidad de los médicos de practicar ese tipo de medicina preventiva resulta en un daño para los niños, adolescentes, adultos y ancianos", dice la demanda.

El gobernador defiende la medida y señala que ésta sólo prohíbe a los médicos preguntar sobre armas de fuego si esa información es irrelevante para el tratamiento de los pacientes o la seguridad de otros.

Asimismo, la semana pasada la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) presentó también una demanda contra otra ley aprobada por Scott que permite realizar pruebas aleatorias de consumo de drogas a los empleados públicos.

La demanda presentada por la ACLU fue interpuesta en nombre de la Federación Estadounidense de Empleados Estatales, los Empleados Municipales y del Condado (AFSCME) y un particular, Richard Flamm, empleado público desde hace 17 años de la Comisión para la Conservación de la Vida Salvaje y la Pesca de Florida (FWC).

La ACLU indicó en un comunicado que la nueva medida "inflige un daño real al estado de los empleados representados por la AFSCME, porque viola sus derechos constitucionales de ser libres de exámenes gubernamentales no razonables".