miércoles, 23 de marzo de 2011

LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA NO SE LIBRA DE LOS EFECTOS DEL TERREMOTO DE JAPÓN

Redacción
EL GLOBAL.NET

El terremoto que sacudió Japón hace dos semanas también ha tenido sus consecuencias en la industria farmacéutica. Aunque los daños reportados por las compañías han sido "mínimos" y se han comprometido a asegurar la distribución de los medicamentos necesarios a la población, los sufridos en las infraestructuras podrían retrasar la llegada de algunos fármacos a sus puntos de dispensación. Para evitarlo, la asociación japonesa de fabricantes farmacéuticos anunció la colaboración con el Gobierno y los distribuidores para hacer llegar los medicamentos al personal que trabaja en las áreas afectadas. Sin embargo, la situación más grave llega desde Eisai, que no ha podido localizar a 50 de los empleados que desempeñaban su labor en una de las sucursales que la compañía tenía más cerca del epicentro del seísmo. El resto de compañías anunciaron que todos sus empleados se encuentran a salvo, aunque Astellas reconoció daños en sus instalaciones de investigación y fabricación. A pesar de evaluar las consecuencias, la farmacéutica nipona confirmó que esperan reanudar la actividad de dichos centros lo antes posible.
Por su parte, Daiichi Sankyo destacó que dos de sus plantas, concretamente las de Fukushima y Kanagawa, han resultado parcialmente afectadas por el terremoto. De las compañías extranjeras que operan en Japón, solamente Boehringer Ingelheim informó de daños en sus instalaciones. Desde la compañía alemana aseguraron que su planta de Fukushima ha sufrido "enormes daños".



Solidaridad de la industria
A pesar de los "mínimos" efectos que han sufrido las compañías farmacéuticas, en comparación a los daños personales que se han producido en la población de Japón, las iniciativas solidarias por parte de las empresas fabricantes de medicamentos no se hicieron esperar. En este sentido, la farmacéutica americana Abbott anunció la pasada semana la donación de tres millones de dólares destinados a apoyar el esfuerzo de recuperación inmediato "tras el devastador terremoto y tsunami de Japón". Esta dotación será realizada a través de la Fundación Abbott, y el presidente de la compañía estadounidense, Miles White, mostró su apoyo a todos los afectados por la catástrofe.
Por su parte, la farmacéutica suiza Novartis también se comprometió a donar la misma cantidad para ayudar a las víctimas del terremoto. El chairman de la compañía helvética, Daniel Vasella, destacó que "es difícil todavía comprender el impacto humano que ha tenido el desastre natural".