lunes, 14 de marzo de 2011

EL PARLAMENTO EUROPEO PIDE REVISAR LOS PLANES DE PREVENCIÓN PARA FUTURAS PANDEMIAS DE GRIPE

Fuente: jano.es
Los eurodiputados abogan por mejorar la eficiencia y coherencia de los planes de prevención e instan a la OMS a que revise la definición de pandemia, teniendo en cuenta no solo su extensión geográfica sino también su gravedad.

El Parlamento Europeo adoptó un informe en el que evalúa de manera crítica la gestión de la Gripe A en los países de la UE en 2009 y 2010. Los diputados abogan por mejorar la eficiencia y coherencia de los planes de prevención en futuras pandemias de gripe.
 
Los eurodiputados hacen hincapié en el gasto de los programas de vacunación y los riesgos que se afrontaron con el brote del virus H1N1, que causó 2.900 muertes en Europa en abril de 2010, frente a las 40.000 que causa la gripe estacional en un año.
 
Según la ponente del texto, la eurodiputada francesa Michèle RIVASI (Verdes/ALE), se trata de “un intento importante de poner de relieve los asuntos que surgieron con la desproporcionada respuesta a la gripe porcina en Europa, así como la potencial influencia de las empresas farmacéuticas en los procedimientos de actuación”.
 
El Parlamento Europeo pide una revisión de las estrategias de vacunación y de los planes de prevención así como reforzar la cooperación entre los Estados Miembros, dado que las respuestas fueron desiguales y supusieron un gasto total de miles de millones de euros.
 
Además, subraya la necesidad de reforzar la transparencia en las estrategias de vacunación y por ello solicita a los Estados Miembros que informen a la Comisión de su desarrollo con datos (coste y número de dosis adquiridas, efectos, etc.) que servirán de base para un informe que contribuirá a revisar los actuales planes de preparación contra la pandemia de gripe.
 
Para evitar conflictos de intereses, que suscitaron inmediatamente sospechas de abuso de influencia, el Parlamento Europeo solicita la adopción de una definición de conflicto de intereses común a todas las autoridades europeas y exhorta a que se publiquen las declaraciones de intereses de todos los expertos que asesoran a las autoridades de salud pública europeas, incluidas las de miembros de grupos informales.
 
Los parlamentarios recuerdan que según la legislación actual de la Unión Europea sobre medicamentos, la responsabilidad de la calidad, seguridad y eficacia de un medicamento es del fabricante, no de los Estados Miembros.
 
El texto reclama un Código europeo de conducta para el ejercicio de la función de experto científico en cualquier organismo público europeo y pide que se excluya a expertos del sector farmacéutico del proceso de toma de decisiones.
 
La resolución insta a la OMS a que revise la definición de pandemia, teniendo en cuenta no solo su extensión geográfica sino también su gravedad, y pide a la UE que destine más recursos tanto a la investigación y desarrollo de medidas preventivas como a los centros nacionales encargados de la vigilancia epidemiológica, virológica y serológica.
 
En cuanto a la adquisición de medicamentos y vacunas, el Parlamento aprueba un procedimiento que permita a los Estados Miembros un acceso justo, precios ventajosos y flexibilidad para los pedidos y, en caso de pandemia, que considere la posibilidad de facilitar el acceso de los países en desarrollo a las vacunas.
 
Para evaluar la gravedad del riesgo de infección en los Estados Miembros, según el texto, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) debe ser una agencia independiente que, como tal, contribuya a revisar las prácticas en los planes nacionales de preparación frente a la gripe.
 
El Parlamento Europeo destaca la necesidad de informar de forma más clara y transparente al público, insiste en la importancia de informar de manera coherente y pide un planteamiento europeo estratégico global para los denominados grupos de riesgo.
 
Además, pide responsabilidad a los profesionales de la información, especialmente en el contexto de una pandemia, y que se establezcan relaciones de confianza con los medios de comunicación encargados de divulgar mensajes sobre salud pública, con la creación, por ejemplo, de un grupo de expertos disponibles en todo momento para responder a las preguntas de los periodistas, así como la puesta a disposición de un portavoz.
 
En este sentido, el Parlamento Europeo espera que las autoridades nacionales recopilen datos coherentes de manera exhaustiva y que los transmitan más rápidamente a las autoridades competentes de la UE.
 
El Parlamento considera esencial que la Comisión Europea y los Estados miembros desarrollen mejores estrategias de comunicación y vacunación para impulsar la confianza en las medidas de salud pública que contribuyan a prevenir las pandemias.