domingo, 24 de julio de 2011

ESTÉTICA "MINI INVASIVA": PIDEN QUE LOS TRATAMIENTOS SEAN HECHOS POR MÉDICOS

Fuente: Inversor Salud.com

Estética “mini invasiva”: piden que los tratamientos sean hechos por médicos


Por Yésica de Santo

Aplicaciones como el bótox y técnicas como la mesoterapia, más económicas e indoloras, superan a las cirugías plásticas. Para los profesionales, estas prácticas deben ser supervisadas por facultativos y no realizadas por esteticistas.

En la Argentina se realizan 300 mil cirugías plásticas y tratamientos estéticos por año, convirtiéndola en uno de los países favoritos a la hora de perfeccionar la imagen. Así lo reveló el informe preliminar del XIII Congreso Internacional de Medicina y Cirugía Cosmética a realizarse del 1 al 3 de septiembre en Buenos Aires.

La estadística supera a países como Francia, Canadá y Gran Bretaña y la causa de la elección se debe a “la excelencia médica” y a “la efectividad de los procedimientos”, informó Julio Ferreira, especialista estético que presidirá el congreso. “También son importantes los parámetros con los que se garantiza la seguridad del paciente y que los cirujanos argentinos tienen una de las mejores formaciones del mundo”, agregó Ferreira.

Por su parte, Adriana Ponti, secretaria general delXIII Congreso, explicó que “tanto el médico como el esteticista trabajan con la estética, pero la diferencia es que el médico es el único que puede aplicar tratamientos que sean invasivos”. Sin embargo, los tratamientos estéticos no quirúrgicos o mini invasivos son los más elegidos por considerarse rápidos, baratos, e indoloros. Entre ellos los más populares son la aplicación de toxina botulínica (bótox) y los materiales de relleno como el ácido hialurónico, hasta la mesoterapia, y ultracavitación. Se usan para combatir celulitis, borrar líneas de expresión, bajar de peso o simplemente rejuvenecer.

En Francia, cuna de la mesoterapia facial en 1952, dichos tratamientos fueron prohibidos en abril de este año por considerarse peligrosos para la salud, basándose en un informe de 2009 de la Alta Autoridad Sanitaria francesa, en el que figuraban 23 casos de complicaciones graves a causa de procedimientos que destruyen las células grasas, pero no las extraen del cuerpo, como la ultracavitación y la mesoterapia para adelgazar (lipolisis). Al respecto, Jorge Patané, jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Fernández, aseguró que “lo que se prohibió en Francia, no está prohibido en la Argentina. El problema en cuestión son los abusos, aquí y en todo el mundo. Si el que realiza el procedimiento es un profesional, la gente debe quedarse tranquila de que no afectará su salud”.

En el país, las técnicas no quirúrgicas sostienen y aumentan su demanda desde hace más de diez años y si bien fueron aprobadas por el Ministerio de Salud de la Nación y la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (ANMAT), los médicos aseguran que falta control con respecto a quiénes las realizan. “Lo peligroso es que haya gente no preparada que aplica tratamientos en centros de estética o en casas de familia, de eso en la Argentina, está lleno”, explicó Oscar Zimman jefe de Cirugía Plástica del Hospital de Clínicas, en diálogo con Tiempo Argentino.

Según fuentes de la Dirección de Registro, Fiscalización y Sanidad en Fronteras dependiente del Ministerio de Salud, informaron que “no hay norma específica que hable sobre el uso de procedimientos mínimamente invasivos”, pero sí existe la ley de medicina que explicita que toda actividad referente a la salud tiene que ser aplicada por un profesional de salud. “Pero esto no quita que otras personas puedan hacer cursos dictados por el Ministerio de Educación y que luego trabajen en centros respaldados por un médico”, y agregaron que las inspecciones en centros médicos y de estética “para confirmar que haya un médico responsable de estos procedimientos son permanentes”.



Tiempo Argentino - 21/07/11