viernes, 1 de julio de 2011

EUTANASIA Y SEDACIÓN SE DIFERENCIAN POR SU FIN

Fuente: diariomedico.com
 
IMPERATIVOS ÉTICOS EN LA ATENCIÓN AL TERMINAL


Mientras el debate sobre cuidados paliativos se centra en el equilibro entre deontología y política, Jacinto Bátiz, miembro de la Deontológica de la OMC, señala cuatro principios básicos para atender al terminal.


La tramitación parlamentaria de la ley nacional de cuidados paliativos se ha aplazado hasta septiembre y el nuevo código deontológico de la Organización Médica Colegial (OMC) tampoco saldrá antes de verano. En este tiempo de espera el discurso dominante denuncia la subordinación de la deontología a la política en una sospecha de intercambio de favores. Pero, en todo caso, habrá que esperar para ver la dimensión real de esta acusación.



En este contexto, la ponencia de Jacinto Bátiz Cantera, médico de cuidados paliativos del hospital San Juan de Dios y secretario de la Comisión Deontológica de la OMC, titulada Imperativos éticos en la atención al final de la vida, es un buen antídoto de realismo a tanta discusión.
Según el experto, la atención al enfermo terminal debe evitar prolongar innecesariamente la vida y acortarla de manera deliberada. Para alcanzar este doble objetivo, el médico debe observar cuatro principios: no abandonar al paciente, librarle del dolor, evitar pruebas diagnósticas y tratamientos inútiles y sedarle cuando lo necesite, todos ellos son "imperativos éticos".
"El médico debe asumir que la muerte es una etapa natural de la vida y sólo así podremos tratar al enfermo terminal sin sensación de fracaso", apunta Bátiz, que destaca la necesidad de formación en habilidades de comunicación para acompañar al paciente. "El hombre es el remedio del hombre en esos momentos y el enfermo necesita explicación sobre qué le va a pasar, y para eso tenemos que estar ahí".
Formación
Sobre la obligación del facultativo de aliviar el dolor, es muy tajante al señalar que "seguimos sin resolver el problema del dolor". Para abordar esta cuestión, el facultativo debe conocer bien los fármacos que se pueden utilizar en estos momentos; "hay que emplear el tratamiento adecuado para el dolor concreto del paciente".
Además, el experto dice que la sedación en la agonía puede ser eutanasia o no dependiendo el fin que se busque. "Es eutanasia si lo que se persigue es acortar la vida, y no lo es si el fin es encontrar la dosis adecuada para que el paciente no sufra ni física ni psíquicamente". Según Bátiz, la sedación es "el último recurso".