jueves, 28 de julio de 2011

¿ES EL EMBRIÓN DE MENOS DE 14 DÍAS UN SER PRE-PERSONAL?

Fuente: www.forumlibertas.com
Julián García Rafanell
Existe un debate que fascina a muchos bioéticos, juristas y teólogos en el que se plantea si un embrión de menos de 14 días es un ser pre-personal o no.
El concepto de que un embrión de menos de 14 días podría considerarse “no persona” alienta y condiciona la postura “oficial” que legisla sobre la reproducción asistida y la experimentación en embriones humanos.
La posición a favor de esta teoría se basa en una “verdad” científica “no demostrada”, según la cual, en el caso de gemelos monocigóticos, estos se originarían a partir de la división del embrión (mejor dicho en este caso pre-embrión) durante los primeros 14 días de la fecundación.
Por tanto, si un embrión de menos de 14 días puede dar lugar a dos embriones (los gemelos), estos embriones serían los seres personales y no el embrión original, o mejor dicho el pre-embrión, que sería, en consecuencia, un ser pre-personal. En efecto, si la persona es un ser único e irrepetible creado por Dios, no sería posible que una persona (el embrión de menos de 14 días) pudiera dar lugar a dos personas (los gemelos monocigóticos) y ante esta posibilidad “técnica” no se podría considerar nunca que un embrión de menos de 14 días pudiera ser definido ya como un ser personal, con la dignidad intrínseca que dicha condición supone.


Sin embargo la “verdad científica” que este proceso ocurra dentro de los primeros 14 días de la fecundación es una mera conjetura no demostrada científicamente. Esta es, al menos, la tesis del doctor Gonzalo Herranz, catedrático de Anatomía Patológica, y Profesor Honorario del Departamento de Humanidades Biomédicas de la Universidad de Navarra. Tesis que ha  defendido en una lección magistral dada recientemente en ocasión de la clausura de la V Edición del Master en Bioética de la citada Universidad (Diario Médico, 19 de Julio 2011).
Durante tres años, el doctor Herranz se ha dedicado exhaustivamente a investigar la solidez científica de la teoría de los 14 días para llegar a la conclusión que se trata de una mera hipótesis que lanzó en su origen G.W.Corner en 1922 y que sumisamente se ha ido aceptando hasta nuestros días sin una investigación rigurosa que la sustente. En su conferencia puso de manifiesto que, este modelo, el mismo Corner ya en la década de los cincuenta lo consideraba como artificial y especulativo. Ha transcurrido más de medio siglo y nadie lo ha modificado o intentado poner en cuestión
El profesor Herranz también se pregunta ¿porqué no se ha investigado la posibilidad que la gemelación se dé en el primer momento, en la primera división del zigoto? Ello resolvería muchos problemas ontológicos.
Fe y Razón, o Fe y Ciencia se mueven en ámbitos distintos pero complementarios y nunca pueden ser contradictorios si lo contemplamos bajo el prisma de verdadera Fe y verdadera Ciencia.
Sin negar ni dejar de reconocer la relevancia de cualquier descubrimiento tras aplicación rigurosa del método científico que pueda iluminar  el pensamiento teológico, el concepto establecido de que el “ser personal” con su plena dignidad ya está presente desde el primer momento de la concepción continua siendo válido y no existe, por el momento, ningún descubrimiento científico contrastado que pueda modificar esta concepción.
Como concluye el Profesor Herranz “no podemos aceptar el modelo de Corner para apoyar la tremenda afirmación que el embrión de menos de 14 días está desnudo de dignidad y se trataría de un ser pre-personal, que lo mantendría en el limbo de inferioridad ética y así poder  manipularlo impunemente .Esta es una inferencia despótica”.