miércoles, 10 de agosto de 2011

ALCOHOLISMO, DEPRESIÓN Y ANSIEDAD, A LA CABEZA DE LAS CONSULTAS EN MENDOZA

Fuente: www.elsolonline.com
Por: Paola Bruno paola.bruno@elsol.com.ar
Históricamente, las patologías mentales han estado rodeadas de prejuicios; tales como la peligrosidad que reviste una persona que tiene una afección de este tipo. En la actualidad, en el marco de la nueva Ley de Salud Mental Nº 26.657, se considera al paciente psiquiátrico como un sujeto de derechos y establece el enfoque multidisciplinario de su afección.


En la provincia, las patologías mentales por las que más se consulta son: alcoholismo, depresión y los trastornos de ansiedad. "Estas son las más frecuentes; también lo son en todo el país", explicó Leonardo Gorbacz, autor de la nueva norma, en su paso por Mendoza. El funcionario nacional vino a explicar la legislación y habló en exclusiva con El Sol Online.

Uno de los aspectos distintivos de esta ley es que incorpora a las adicciones como parte de la salud mental. El alcoholismo, que es una de las drogas lícita, ahora está incluida en este marco. "A todas estas afecciones, la nueva norma le da un enfoque multifacético, por lo que se enfatiza en la importancia del trabajo interdisciplinario para su diagnóstico y tratamiento", destacó Gorbacz.

La autonomía del paciente
La nueva norma respeta la autonomía del paciente en cualquier tipo de patología mental que presente. "Tanto en las más consultadas, como las adicciones, a las más leves, se respeta al paciente psiquiátrico como sujeto de derecho y establece que su función es asegurarle el goce de sus derechos", dijo el funcionario nacional.

Uno de los objetivos de la nueva legislación es que el paciente esté integrado en su comunidad y que cada hospital general tenga un sector destinado a las patologías mentales. Según indicó Alberto Navarro, director de Salud Mental de Mendoza, el territorio provincial ya cuenta con nueve hospitales públicos que cumplen con esta norma.

Ley Nacional
Esta Ley asegura, para todas las personas, el derecho a la protección de la salud mental, el que deberá ser respetado en todos los servicios y efectores de salud del país, tanto del sector público como del privado.

La norma reconoce: los principios generales de salud mental y derechos humanos y protección contra la discriminación, el derecho al consentimiento informado y a las internaciones, entre otros.

También garantiza el derecho de toda persona usuaria de los servicios de salud mental y dicciones a: ser reconocida como sujeto de derecho, y a que se presuma su capacidad; no ser discriminada por un diagnóstico, padecimiento mental, antecedentes de tratamiento y hospitalización; recibir información adecuada y comprensible acerca de los derechos que puede ejercer en la relación con el sistema de salud mental.