miércoles, 24 de agosto de 2011

CIENTÍFICOS MEXICANOS DEBATEN LA CLONACIÓN

Fuente: www.milenio.com
A unos días de que la ONU someta a votación el debate mundial sobre la clonación con fines terapéuticos, un grupo de científicos se reunieron en la Academia Mexicana de Cirugía (AMC) para evidenciar que en algunos países, como Estados Unidos, este tipo de “avances” se ha prestado al tráfico de órganos y a una serie de experimentos efectuados con animales que ha derivado en defectos genéticos y morfológicos graves.


John Haas, bioeticista de Estados Unidos; Rodrigo Guerra, director general del Centro de Investigación Social Avanzada (Cisav), y José Manuel Ramos Kuri, miembro del Sistema Nacional de Investigadores, consideraron poco ética la práctica de ciertos científicos para obtener de forma legal gametos y esperma de las clínicas de reproducción asistida, y de esta manera efectuar experimentos que han fracasado.
“Hay dos tipos de clonación, terapéutica y reproductiva. Hay que recordar que en 2008 en Estados Unidos se lograron tres blastocitos humanos (embriones que se han desarrollado por cinco o seis días después de la fecundación) obtenidos de 20 óvulos de diferentes mujeres, pero ninguno sobrevivió”, dijo Haas, del National Catholic Bioethics Center, con sede en Filadelfia
De igual manera se refirió a l caso de la famosa oveja Dolly, la cual presentó enfermedades graves como neumonía, artritis y cáncer antes morir a los seis años, cuando una oveja normal llega a vivir de 12 a 15 años.
“Está demostrado que en la clonación de animales se presenta una alta mortalidad en recién nacidos, además de que debe producirse un gran número de embriones para obtener un animal. En el caso de Dolly se utilizaron 247 embriones, y en otros intentos se requieren hasta mil para lograr la clonación humana”, expuso.
En el auditorio de la AMC, Ramos Kuri, profesor e investigador en biología molecular de la UNAM, informó que la Unesco quiere lanzar una convocatoria mundial para que se discuta en todos los países, incluidos los que están en vías de desarrollo, la posibilidad de permitir la clonación humana, lo cual sería una grave imprudencia pues ni siquiera se ha experimentado en primates.
Sostuvo que a pesar de que hay avances interesantes, es un hecho que han sido bastante pobres, ya que 100% de los animales clonados nace con defectos genéticos y morfológicos graves, que van desde un crecimiento placentario excesivo, obesidad, falta de alguna extremidad, envejecimiento prematuro y defectos genéticos como acortamiento de telómeros.
Por lo mismo, Ramos Kuri, quien además es coordinador de la División de Bioética del Cisav, indicó que pugnarán en la Cámara de Diputados para que se mantenga vigente un dictamen de reproducción humana y con ello cerrar la puerta al tráfico de embriones y a su comercialización desmedida.
Otros a favor

No todos piensan de esa manera. Pedro Morales Aché, director de la Revista Mexicana de Bioética, se manifestó porque México vote a favor ante la Asamblea General de la ONU para que se permita la clonación terapéutica en seres humanos y, con ello, investigar diversas enfermedades, sobre todo afecciones neurológicas como la enfermedad de Alzhaimer o el mal de Parkinson, asimismo permitirá la regeneración de órganos como hígado, riñones.
“En el procedimiento no existe ningún atentado contra la vida porque la clonación de células embrionarias no implica que se experimente con un ser humano. Los embriones que se generaran para la clonación terapéutica no pueden ser considerados personas, con lo que se mantiene el respeto a derechos fundamentales como el de la protección de la salud de quienes serían beneficiados con los tratamientos derivados de esta técnica; incluso existe el derecho a beneficiarse del progreso científico y tecnológico, que tiene la categoría de derecho humano”, explicó.
En esta discusión, dijo, el problema es si el embrión con el que se trabaja es persona o no lo es. “Si a un embrión no implantado obtenido por vía natural no se le puede considerar persona, menos a un embrión que es obtenido mediante células somáticas”, afirmó.
Y recordó que en el orden jurídico mexicano no se considera al embrión como persona. “Hay quien pone esto en el extremo y dice que entonces cualquier parte del cuerpo sería considerada una persona”.
De igual forma se manifestó Francisco Rocha Cárdenas, jefe de la Unidad de Genética del Instituto Valenciano de Infertilidad con sede en México, quien dijo que desde que se dio la primera licencia concedida para realizar en Gran Bretaña clonación de células humanas, se dio el primer paso para curar enfermedades degenerativas.
“Ahora será posible tomar la masa células internas del embrión, cultivarla en laboratorio, trasladarla a diferentes tipos de tejidos y efectuar, por ejemplo, la regeneración de tejidos cardiacos, óseos, hepáticos. Es un avance importante que cambiará la cultura de los trasplantes de órganos y que además cubrirá ciertos abismos existentes frente a la donación de tejidos en casos específicos de muerte cerebral o de accidentes”, precisó el especialista en embriología y genética.
En Corea, un equipo de científicos logró primer embrión humano clonado y con ello se despejó el horizonte de las células madre embrionarias y a estas alturas se manejan de forma habitual protocolos para aislarlas y mantenerlas con vida conservando las mismas características y cultivarlas en condiciones de laboratorio. La base consistió en reprogramar todo su material genético para pasar de ser un componente de un organismo adulto a convertirse más tarde en un embrión en pleno desarrollo.
- Claves

Discusión mundial

• La discusión en la ONU, que había estado programada para ayer (22 de agosto), ha sido postergada hasta nuevo aviso e involucra a países en vías de desarrollo como México.
• La Unesco ha solicitado el análisis de la clonación reproductiva humana y su posible legislación y gobierno.
• En 1997 la ONU y la Unesco prohibieron expresamente la clonación humana con fines reproductivos.
México • Blanca Valadez