viernes, 19 de agosto de 2011

LA INTERNACIÓN DOMICILIARIA, UNA TENDENCIA QUE CRECE


Infobae.com.ar | 18/8/2011-00:00 hs. |
“El número limitado de camas de internación es un déficit crónico que se agudiza en áreas como pediatría y en la época invernal”, aseguró Felicitas Adaro, gerente general de En Casa, institución de internación domiciliaria que funciona en la Argentina desde 1991.

El número de  camas en Capital Federal y Gran Buenos Aires no sufrió cambios significativos en los últimos años.

Con el paso del tiempo, los distintos actores del sistema conocen mejor y confían en la internación domiciliaria. Esto incluye a los médicos de las instituciones de internación, auditores de obras sociales y especialistas que atienden pacientes crónicos como neurólogos y neumonólogos.

Las empresas por su lado ganaron en profesionalidad y capacidad de respuesta. Si bien persisten emprendimientos “amateur”, tienden a ser reemplazados por empresas sólidas con el respaldo profesional y tecnológico necesario para alcanzar una internación domiciliaria exitosa.

Entre las enfermedades susceptibles de recibir tratamiento domiciliario, se encuentran las derivadas del proceso de envejecimiento como el mal de Alzheimer y las enfermedades respiratorias crónicas. Los cuidados paliativos son uno de los enfoques utilizados cuando es necesario.

Una mención aparte merece la atención de pacientes pediátricos, porque cuando requieren atención de alta complejidad durante períodos prolongados de tiempo, ésta es la única alternativa que puede generar una mejora en la calidad de vida.

Estudios de En Casa demuestran que los pacientes pediátricos tienen una frecuencia muy baja de internación en instituciones: requieren en promedio 34 días de internación en clínicas u hospitales por cada 1.000 días de internación domiciliaria.

El estudio permitió distinguir dos grupos: aquellos con condiciones agudas y los que sufren situaciones crónicas que exigen internación domiciliaria prolongada. El efecto de la internación domiciliaria es diferente en ambos grupos. En el grupo de pacientes agudos, se consigue reducir el tiempo de permanencia en los hospitales. En cambio, en el grupo crónico funciona como un modelo de atención centrado en el hogar y consigue evitar las frecuentes re-internaciones hospitalarias a las que se ven sometidos estos pacientes.

“Antes se pensaba que la internación domiciliaria era una forma más de ahorrar en costos. Hoy está comprobado que es un beneficio para el paciente, ya que puede acelerar su curación al estar acompañado constantemente de su familia, y en su hogar”, aseguró Adaro.

La internación domiciliaria tiene antecedentes muy antiguos y puede ser considerada como el resultado del proceso de profesionalización del típico cuidado de familiares, vecinos y amigos. El sistema más antiguo es el del Boston Dispensary iniciado en 1796.

En nuestro país, las primeras instituciones que implementaron servicios de internación domiciliaria fueron instituciones que lo utilizaban como extensión hospitalaria. Entre ellos el Hospital Privado de la Comunidad de Mar del Plata y el área de Traumatología del Hospital Castex de San Martín.

Cada vez son más las personas que reciben atención médica en su casa, porque tanto los profesionales como los pacientes lo señalan como una alternativa superadora que favorece la recuperación e integración familiar.

“Durante la internación nos ocupamos de la educación del paciente y su entorno sobre la condición que lo afecta. Consideramos fundamental el conocimiento de la enfermedad, sus alternativas de tratamiento y su evolución”, finalizó Adaro.

Un concurso para estimular el desarrollo de la especialidad

En Casa está integrada por un equipo de profesionales especializado en este modelo de atención.

Con el objeto de estimular la investigación científica entre los integrantes del equipo de salud, así como  contribuir al desarrollo científico en dicho ámbito, En Casa realizará un concurso durante noviembre abierto para todos aquellos profesionales que deseen participar.

Habrá dos categorías: Enfermería en Internación Domiciliaria e Internación Domiciliaria y un premio de $5.000 para el primer puesto en cada categoría.

Dado que el objetivo de este concurso es el estímulo a la investigación en internación domiciliaria, En Casa proveerá apoyo metodológico para la construcción del proyecto. En la misma línea, si alguno de los proyectos tiene alguna deficiencia metodológica,  la institución ofrecerá a los autores asesoramiento para subsanarla.

Para poder participar del concurso se deberán enviar las investigaciones en  sobre cerrado a Cuba 1833, 5 piso, CABA (C1428-AEA).