miércoles, 23 de febrero de 2011

COSTA RICA INCUMPLE PLAZO DE CIDH PARA DICTAR LEY DE FERTILIZACIÓN IN VITRO

Fuente: terra.com.ar
Costa Rica pidió más tiempo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para dictar una ley que autorice la fecundación in vitro, al vencer este miércoles el plazo dado por este organismo de la OEA al único país americano que prohíbe esta técnica médica.


La CIDH, con sede en Washington, dio en agosto un plazo de seis meses a San José para que reformara la ley, tras acoger recursos de parejas costarricenses que buscaban tener hijos y que fueron impedidas por la prohibición impuesta el año 2000 por presiones de la Iglesia Católica, que es oficial en Costa Rica.



"En una nota dirigida a la Comisión, el Estado de Costa Rica solicitó 'valorar el esfuerzo realizado al día de hoy por regular la práctica de la Fecundación in Vitro y que esté acorde con la Convención Americana (de Derechos Humanos)'", informó la Cancillería este miércoles.

"El Estado de Costa Rica se encuentra realizando sus mejores esfuerzos para dar cumplimiento a las recomendaciones de la CIDH", pero "dado lo delicado del tema, se requiere de un tiempo adicional para su adecuada discusión en el Parlamento", agregó la Cancillería en un comunicado.

La presidenta Laura Chinchilla envió en octubre un proyecto de ley destinado a levantar la prohibición de la fertilización in vitro en el país, pero el Congreso tiene tradición de demorar todas las leyes importantes o polémicas.

"El asunto ha sido abordado con una profunda responsabilidad, sentido de solidaridad y pluralidad en su trámite, (...) solicitándose una numerosa cantidad de criterios, que permitan culminar con un texto que satisfaga enteramente lo apuntado por la CIDH", dijo la Cancillería.

La CIDH no informa sobre sus conversaciones con los Estados, pues las mantiene confidenciales, pero según sus reglamentos puede renovar plazos siempre que vea voluntad del país para cumplir sus recomendaciones.

En última instancia, la Comisión envía los casos a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en San José, cuando considera que un país no cumplió sus recomendaciones.

El proyecto de ley de Chinchilla fue cuestionado en el país por la oficina del ombudsman (defensor de los derechos humanos), que alega que "violenta derechos de mujeres", y por el papa Benedicto XVI, que pidió a la presidenta que desistiera de esta iniciativa.

El texto del proyecto "incumple recomendaciones" de la CIDH, es "discriminatorio", "no garantiza acceso universal, violenta derechos de mujeres y no desarrolla una técnica de fecundación viable", dijo la Defensoría de los Habitantes (ombudsman) el 31 de enero.

La Defensoría pidió que se redacte un "texto sustitutivo", pues el actual sólo permite la fecundación asistida de "mujeres que se encuentran en buena salud física y psíquica", lo que significa que "una mujer diabética no podría calificar".

Por su parte, Benedicto XVI pidió en diciembre al gobierno costarricense que no legalice esta técnica médica para "no violar el derecho de nacer con leyes que legitimen la fecundación in vitro y el aborto".

Costa Rica, donde el catolicismo es religión oficial, es el único país de América donde está prohibida la fecundación in vitro.

Un sondeo divulgado en diciembre reveló que el 47% de los costarricenses aprueba este método de fecundación asistida, contra el 33% que lo rechaza.