jueves, 24 de febrero de 2011

LA PARTICIPACIÓN ACTIVA DEL PACIENTE, RETO CLAVE DE ATENCIÓN PRIMARIA

Fuente: diariomedico.com
Sólo en un 14 por ciento de las consultas de atención primaria se detecta "una clara participación del paciente en la toma de decisiones, lo que puede ser considerado escaso o muy escaso". Ésta es la principal conclusión de la tesis doctoral elaborada por Lucía Peralta, médico de Familia del Servicio Cántabro de Salud (SCS), que, en virtud de los resultados detectados en su estudio, aboga por fomentar las habilidades comunicativas de los facultativos que ejercen en el primer nivel asistencial.
La nueva doctoranda ha empleado casi cinco años en elaborar una tesis (codirigida por Roger Ruiz y Jesús Castillo, profesores de las facultades de Medicina de Córdoba y Cantabria, respectivamente) que demuestra, tras un estudio descriptivo y multicéntrico en centros de salud de cinco ciudades (Santander, Córdoba, Jaén, Málaga y Logroño), que "las habilidades comunicativas que el médico de atención primaria emplea son mayores dependiendo del grado de implicación del paciente en la consulta".
  • El 57 por ciento de los usuarios encuestados creen que la toma de decisiones debe ser una acción compartida entre el facultativo y su paciente


Incomodidad del usuario
Las videograbaciones realizadas a 97 médicos de Familia y 658 pacientes durante la realización de la tesis (leída en la Universidad de Cantabria) demuestran, según su autora, que la implicación del paciente en la toma de decisiones relativas a su salud es escasa. De hecho, aunque en la mayoría de las consultas de primaria los médicos consideraron que había más de una opción terapéutica igualmente aceptable (incluyendo el no hacer nada), la decisión que se tomó no estaba relacionada con un mayor grado de participación del paciente.
Aunque Peralta matiza que en la práctica diaria generalmente no existe una única mejor opción para todos los casos, "algunos pacientes no se sienten cómodos compartiendo decisiones con su médico".Otras veces es el propio facultativo quien no fomenta esa participación. Del cuestionario de preguntas a los usuarios se desprende que tan sólo en un 14 por ciento de los casos el médico pidió opinión al paciente.
Sin embargo, a un 59,20 por ciento le hubiera gustado participar, frente a un 25,70 por ciento que no tenía interés en hacerlo.La percepción del paciente sobre quién debe tomar las decisiones es muy contundente: los usuarios responden que ha de ser una acción compartida entre facultativo y enfermo (57 por ciento), frente al 41 por ciento que considera que es una facultad única del médico y un 2 por ciento que sólo es del paciente.
Conductas comunicativas
A la vista de los datos obtenidos en su tesis, la doctoranda del Servicio Cántabro de Salud concluye que ciertas conductas comunicativas son esenciales en una entrevista clínica que pretenda decisiones más participadas. A su juicio, es muy útil saber explorar las emociones y expectativas de los pacientes, definir con ellos el problema que hay que tratar, dar información adaptada que le permita al paciente preguntar dudas, permitir que se tome una decisión o se aplace, y conseguir compromisos explícitos respecto al plan clínico a seguir.