lunes, 21 de febrero de 2011

LOS HOSPITALES RECIBEN UNA DEMANDA CRECIENTE POR PARTE DE EXTRANJEROS

Fuente: www.quilmespresente.com

En algunos servicios de salud de La Plata, los pacientes paraguayos, bolivianos y peruanos representan casi un tercio de los casos atendidos
La mujer está sentada en uno de los pasillos del Policlínico San Martín con un chico en brazos. Casi no levanta la mirada del suelo ni quiere hablar con desconocidos, pero algunas enfermeras del piso conocen su historia. Cuentan que proviene de Sucre y que viajó más de una semana para llegar a La Plata donde espera que su esposo sea sometido a una serie de estudios médicos de alta complejidad. ¿Por qué eligieron venir hasta tan lejos? "Quién sabe; tal vez tengan algún pariente radicado por acá", comenta un camillero sin darle demasiada importancia al asunto. Después de todo, los casos como el de ellos son moneda corriente en los hospitales de la Ciudad.

Por la limitada cobertura que ofrecen los sistemas de salud pública de algunos paises vecinos, la atención de pacientes extranjeros con patologías serias se ha vuelto notable en distintos puntos de Argentina. Y aunque el fenómeno representa en nuestra Provincia sólo un pequeño porcentaje sobre el total de personas atendidas, algunos servicios de la Ciudad acusan el impacto de este tipo de demanda que observan crecer en los últimos años.

La atención de ciudadanos bolivianos, paraguayos y peruanos -principales protagonistas del fenómeno- rondaría hoy en algunos hospitales de La Plata entre un 20 y 30 % de los casos que atienden sus servicios de diálisis y oncohematología. Pero su demanda también se advierte en áreas como la cirugía cardiovascular, la oftalmología, la hemodinamia y la gastroenterología, entre otras.

El hecho es que las especialidades que reciben un mayor número de pacientes extranjeros corresponden a su vez a aquellos servicios platenses de referencia tanto a nivel provincial como nacional; lo cual daría la pauta de que muchos de ellos viajan especialmente en busca de una atención gratuita y de alta calidad. Con todo, el fenómeno parece verse alimentado también por una población creciente de ciudadanos de otros países que residen en la Región.

Cualquiera sea el caso, la atención que reciben en los hospitales es la misma que se le brinda a cualquier persona, ya esté documentada o no. De acceso universal, como establece la Constitución, nuestro sistema público de salud no repara en nacionalidades.

DE ACCESO UNIVERSAL

"Nuestro hospital tiene una complejidad instalada capaz de ofrecer prestaciones que no están disponibles a nivel público en algunos países vecinos, como Paraguay o Bolivia. Es por eso que cuando se dan ciertas patologías uno escucha que una familia ha viajado desde ahí para que atendamos a su hijo", reconoce el doctor Reinaldo Reimondi, el director del Hospital de Niños de La Plata.

Lo cierto es que a menos que esos chicos requieran tratamientos que por su costo deben ser autorizados por la dirección, ni él mismo llega a enterarse, "ya que se atiende a todo el mundo por igual sin importar de dónde provenga". "Esa es la visión de este hospital, que no es sólo nuestra sino también de las autoridades sanitarias tanto de la Provincia como de la Nación", explica Reimondi, quien comenta que, de hecho, el gobierno nacional hasta prevé partidas especiales para operar a niños extranjeros con ciertas cardiopatías congénitas.

Para el doctor Claudio Ortiz, director de Hospitales de la Provincia, el fenómeno no tendría en todo caso mayor peso ."Si uno observa la globalidad de los egresos hospitalarios, la atención prestada a pacientes extranjeros representa un porcentaje muy poco significativo. La demanda se limita en general a ciertos servicios de alta calidad que brinda el estado provincial de manera gratuita y que en otros países son de difícil acceso", dice.

Más allá de que el derecho a la salud está contemplado por la Constitución Nacional entre otros derechos previstos para "todos los que que quieran habitar el suelo argentino", Ortiz asegura que la demanda de atención sanitaria por parte de extranjeros "tampoco compromete el funcionamiento del sistema:"contra lo que suelen pensar algunos, los pacientes de países vecinos no le quitan el lugar nadie".

LA ATENCION DEMANDADA

Pero si bien la demanda sanitaria de este tipo resulta "muy poco significativa" frente a la totalidad de los casos que atienden los hospitales provinciales, no lo es tanto cuando se observa su incidencia sobre algunos servicios puntuales. En áreas como diálisis o oncohematología, por ejemplo, llega a representar hasta cerca de un tercio de las prestaciones brindadas por ciertos hospitales.

Tal sería el caso del Policlínico San Martín. En base a apreciaciones generales, la doctora Marta Gelemur, su directora ejecutiva, comenta que los pacientes extranjeros que se dializan allí ronda el 30 por ciento de los que atiende el servicio en forma regular, y que su porcentaje en oncología es apenas un poco más bajo.

Aunque en menor medida, también la doctora Alcira Fynn, jefa del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital de Niños de La Plata, asegura observar el fenómeno. "La sala XV, donde internamos a los chicos con leucemia cuando sufren alguna complicación, nos ha quedado muy chica. Y no sólo porque se trata de una enfermedad que crece al ritmo de la población, sino además porque ahora se nos están agregando pacientes de países limítrofes", menciona la médica, quien calcula que esa demanda ronda "poco menos del 10%", una cifra quizás menor pero significativa para una sala con apenas once camas.

Desde el Hospital Rossi, la jefa del Servicio de Hematología y Hemoterapia, la doctora Silvia Saba, dice que la demanda de atención por parte de extranjeros es "una realidad innegable". "Tenemos pacientes de afuera tanto en oncohematología como para trasplantes de médula ósea. Hay gente de Paraguay y Bolivia pero fundamentalmente de Perú", detalla.

En ese hospital, al igual que en otros, el fenómeno no se restringe sin embargo a pacientes que requieren terapias oncológicas. También se da en trasplante de córneas, implantes cocleares, neumonología, cuidados paliativos, cirugía ortopédica y "distintos tratamientos que resultan muy onerosos en otros países hermanos", señala la doctora Liliana Echazu, la directora del Rossi, quien asegura no obstante que esa demanda "no genera un desborde en la atención".

MAYORES DIFICULTADES
Pero aún sin producir un desborde, muchos médicos reconocen que la atención de pacientes extranjeros suele implicar dificultades particulares. "Realmente tenemos muchísimos casos y en general son casos graves. Llegan en situaciones desesperadas desde Paraguay, Bolivia y Perú para operarse de cataratas o someterse a tratamientos oncológicos en nuestra especialidad", cuenta la doctora Leticia Huarte, jefa del Servicio de Oftalmología del Hospital Rossi.

"Al no tener en general una casa adecuada donde continuar el tratamiento, es habitual que nuestros pacientes de otros países requieran internaciones más largas. Pero además, como muchos tampoco tienen documentos, nos resulta difícil tramitarles medicamentos del Banco de Drogas o ayuda social", menciona por su parte la doctora Fynn.

Lo mismo señala la doctora Gelemur en referencia a lo que pasa en el Policlínico San Martín. "Nuestro servicio social tiene mucho trabajo con ellos, porque la mayoría no posee papeles, entonces resulta complicado conseguirles medicación oncológica a través del Banco de de Drogas. Muchas veces hay que hacerles un trámite de radicación temporaria o gestionar algún papel para poder ayudarlos", explica.

Por la situación irregular en que se encuentran en el país muchos de los extranjeros que recurren a los hospitales provinciales, resulta difícil decir si viajaron desde el exterior para atenderse o ya se encuentran viviendo en Argentina. Mientras que algunos médicos sostienen que el fenómeno responde en gran medida a una forma de migración sanitaria; otros, dicen que la mayoría de eso pacientes ya están radicados en la Región.

De una u otra forma, la demanda estaría vinculada a las comunidades de esos mismos países en nuestra ciudad. Si eligen venir a La Plata es porque "tienen en la mayoría de los casos algún familiar o conocido que ya vive acá y les dio referencias -dice la doctora Alcira Fynn- No vienen porque sí; lo hacen porque saben de antemano que van a encontrar una respuesta médica que en sus lugares de origen no existe para ellos".

NACIMIENTOS

Un dato que muestra claramente la fuerte presencia de extranjeros en nuestra Ciudad surge de las estadísticas de partos en hospitales públicos que maneja el ministerio de Salud bonaerense: en 2009, de los cerca de 15 mil niños nacidos en La Plata, alrededor de 1.900 fueron hijos de madres de otros países; lo que constituye una de las tasas más altas de la Provincia